domingo, 30 de mayo de 2010

Ojala...


Tú y yo iremos
allá arriba;
Recorreremos la Vía Láctea
tú y yo.
Por el sendero de las flores
Iremos tú y yo.
Recogiendo flores al pasar
Iremos tú y yo

Anónimo Wintu

Todo está dispuesto para ti.
Tú senda está delante de ti.
A veces es invisible pero ahí esta.
Quizá no sepas donde va,
Pero tienes que seguir esta senda.
Es la senda hacia el Creador.
No hay otra.

Jefe Cenándola de la nación Ondanga

La voz de Andrómaca



Eurípides pone en labios de Andrómaca (nuera de Príamo y Hécuba, soberanos de Ilión y esposa de Héctor, hermano de París y de Casandra), en su obra Andrómaca las siguientes palabras que son pronunciadas cuando su condición es la de ser reducida a esclava de Menélao, quien la toma y le procrea un hijo, y que este pretende sustituir al hijo de Héctor, niño apenas que fue arrojado desde las murallas para que jamás vengara a su padre y a su ciudad:

“ ... Nosotros entre tanto atonaremos el éter con lamentos, con gemidos y con lágrimas. Tal es la condición de las mujeres: consolarse en sus males presentes con llevarlos en la boca y en los labios.... ¡Hado fatal! qué necesidad habría que yo siguiera viva para ser la esclava.... Al píe de esta ara de la diosa que mis brazos ciñen derramo mi llanto, cual de la roca salta sin cesar el torrente... “

domingo, 23 de mayo de 2010

Walt Whitman Por que me canto y no me detengo (Canto a mi mismo - No te detengas)



CANTO A MI MISMO
 Walt Whitman

"Singin to myself"

I welcome and I sing myself.
And what I say now me, I say thee,
because what I have have you
and every atom of my body is yours.
Vague... and I invite you to wander to my soul.
Vague and I fell to my whim the land
to see how the summer grass grows.
My language and each molecule of my blood were born here,
This land and these winds.
Fathered me parents who were born here,
parents who fathered other parents who were born here,
children of this land and these winds parents also.
I am 37 years old. My health is perfect.
And with my pure breath
start singing today
and I will not end my song until you die.
That schools and the creeds be quiet now.
Back. To your site.
I know its mission and I will not forget it;
No one from forget it.
But now I offer my chest so good than evil,
I talk to all without restriction,
and I open of pair for the doors to the original energy of the unbridled nature.



"Canto a mí mismo"

Me celebro y me canto a mí mismo.
Y lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti,
porque lo que yo tengo lo tienes tú
y cada átomo de mi cuerpo es tuyo también.
Vago... e invito a vagar a mi alma.
Vago y me tumbo a mi antojo sobre la tierra
para ver cómo crece la hierba del estío.
Mi lengua y cada molécula de mi sangre nacieron aquí,
de esta tierra y de estos vientos.
Me engendraron padres que nacieron aquí,
de padres que engendraron otros padres que nacieron aquí,
de padres hijos de esta tierra y de estos vientos también.
Tengo treinta y siete años. Mi salud es perfecta.
Y con mi aliento puro
comienzo a cantar hoy
y no terminaré mi canto hasta que muera.
Que se callen ahora las escuelas y los credos.
Atrás. A su sitio.
Sé cuál es su misión y no la olvidaré;
que nadie la olvide.
Pero ahora yo ofrezco mi pecho lo mismo al bien que al mal,
dejo hablar a todos sin restricción,
y abro de para en par las puertas a la energía original de la naturaleza
desenfrenada.



NO TE DETENGAS
(Walt Whitman)

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
Sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
si pueden cambiar al mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa.
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
“Emito mis alaridos por los techos de este mundo”,
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros “poetas muertos”,
te ayudan a caminar por la vida.
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los “poetas vivos”.
No permitas que la vida te pase a ti sin que la
vivas…

domingo, 16 de mayo de 2010

Historias de almanaque - Bertolt Brech



Bertolt Brecht es alguien de quien siempre se podrá decir algo, pero sobre todo, es alguien quien desde una posición política marxista (sin ser miembro jamás de ningún partido) y con actitud humanista y comprometida construye expresiones que deben ser escuchadas, leídas, vueltas a repetir, es una invitación a la reflexión y al compromiso.
Alejandro

HISTORIAS DE ALMANAQUE (cuentos)

La casa en llamas (Parábola del Buda)

Gautama, el Buda, enseñaba la doctrina de la rueda de los deseos, a la que estamos uncidos, y nos [recomendaba renunciar a cualquier apetencia para así, ya sin pasiones, hundirnos en la Nada, que él llamaba Nirvana.

Un día sus discípulos le preguntaron: —¿Cómo es esa Nada, maestro? Todos quisiéramos liberarnos de nuestras ansias, según recomiendas, mas dinos si esa Nada en la que entraríamos es comparable a la unión con todo lo creado cuando al mediodía yacemos en el agua sin sentir el peso del cuerpo, indolentes, casi sin pensamientos. O cuando en el lecho, apenas conscientes, tiramos de la sábana segundos antes de hundirnos en el sueño; dinos si esa Nada de que hablas es una Nada radiante y buena o si es una simple Nada; fría, vacía y sin sentido—.

Guardó silencio el Buda largo rato; después, con indiferencia, dijo: —Ninguna respuesta hay para vuestra pregunta—.

Mas aquella misma noche, cuando se hubieron ido, a quienes hasta aquel momento no habían abierto la boca, refirió el Buda, sentado todavía bajo el árbol del pan, la siguiente parábola: —Vi no hace mucho una casa que ardía. Las llamas devoraban el tejado. Al acercarme advertí que en su interior quedaba aún gente. Fui a la puerta y les grité que el fuego llegaba ya al tejado y que debían por tanto salir inmediatamente. Mas allí nadie parecía tener prisa. Uno me preguntó, mientras le chamuscaba el fuego las dos cejas, qué tal tiempo hacía fuera, si llovía, si hacía viento, si existía otra casa y cosas por el estilo. Sin responder, salí de nuevo. Estos, pensé, se abrasarán mas seguirán preguntando. En verdad, amigos, a quienes el suelo que pisan, la planta de los pies no queme tanto ∗ Este poema, así como que sientan deseos de cambiarlo por otro cualquiera, nada tengo que decirles—. Así habló Gautama, el Buda.

Pero también nosotros, que no cultivamos ya el arte de la tolerancia, que cultivamos más bien el arte de la intolerancia, nosotros, que con consejos de índole terrena incitamos al hombre a liberarse de sus [verdugos humanos, a quienes viendo acercarse las escuadrillas de bombarderos del [capitalismo siguen preguntándonos cómo concebimos esto, cómo nos imaginamos aquello, y qué será de su hucha y de su pantalón de los domingos después de una [revolución, a ésos, poco creemos tener que decirles.

«Historias del Señor Keuner»

"Si los tiburones fueran hombres -preguntó al señor K. la hija pequeña de la patrona- ¿se portarían mejor con los pececitos?

Claro que sí -respondió el señor K.- Si los tiburones fueran hombres harían construir en el mar cajas enormes para los pececitos, con toda clase de alimentos en su interior, tanto plantas como materias animales. Se preocuparían de que las cajas tuvieran siempre agua fresca y adoptarían todo tipo de medidas sanitarias. Si, por ejemplo, un pececito se lastimase una aleta, enseguida se la vendarían de modo que el pececito no se les muriera prematuramente a los tiburones. Para que los pececitos no se pusieran tristes, habría de cuando en cuando grandes fiestas acuáticas, pues los pececitos alegres tienen mejor sabor que los tristes. También habría escuelas en el interior de las cajas.

En esas escuelas se enseñaría a los pececitos a entrar en las fauces de los tiburones pues necesitarían tener nociones de geografía para mejor localizar a los grandes tiburones que andan por ahí holgazaneando. Lo principal sería, naturalmente, la formación moral de los pececitos. Se les enseñaría que no hay nada más grande ni más hermoso para un pececito que sacrificarse con alegría; también se les enseñaría a tener fe en los tiburones, y a creerles cuando les dijesen que ellos ya se ocupan de forjarles un hermoso porvenir. Se les daría a entender que ese porvenir que se les auguraba sólo estaría asegurado si aprendían a obedecer. Los pececillos deberían guardarse bien de las bajas pasiones, así como de cualquier inclinación materialista, egoísta o marxista. Si algún pececillo mostrase semejantes tendencias, sus compañeros deberían comunicarlo inmediatamente a los tiburones.

Si los tiburones fueran hombres, se harían naturalmente la guerra entre sí para conquistar las cajas y pececillos ajenos. Además, cada tiburón obligaría a sus propios pececillos a combatir en esas guerras. Cada tiburón enseñaría a sus pececillos que entre ellos y los pececillos de otros tiburones existe una enorme diferencia. Si bien todos los pececillos son mudos, proclamarían, lo cierto es que callan en idiomas muy distintos y por eso jamás logran entenderse. A cada pececillo que matase en una gran guerra a algunos pececillos enemigos, de ésos que callan en otros idiomas, se le concedería una medalla y se le otorgaría además el título de héroe. Si los tiburones fueran hombres, tendrían también su arte. Habría hermosos cuadros en los que se representarían los dientes de los tiburones en colores maravillosos, y sus fauces como puros jardines de recreo en los que da gusto retozar.

Los teatros del fondo del mar mostrarían a heroicos pececillos entrando entusiasmados en las fauces de los tiburones, y la música sería tan bella que, a sus sones, arrullados por los pensamientos más deliciosos, como en un ensueño, los pececillos se precipitarían en tropel, precedidos por la banda, dentro de esas fauces. Habría, así mismo, una religión si los tiburones fueran hombres. Esa religión enseñaría que la verdadera vida comienza para los pececillos en el estómago de los tiburones. Además, si los tiburones fueran hombres, los pececillos dejarían de ser todos iguales como son ahora.

Algunos ocuparían ciertos cargos, lo que los colocaría por encima de los demás. A aquellos pececillos que fueran un poco más grandes se les permitiría incluso tragarse a los más pequeños. Los tiburones verían esta práctica con agrado, pues les proporcionaría mayores bocados. Los pececillos más gordos, que serían los que ocupasen ciertos puestos, se encargarían de mantener el orden entre los demás pececillos y se harían maestros y oficiales, ingenieros en la construcción de cajas, etc. En una palabra: habría por fin en el mar una cultura si los tiburones fueran hombres.

sábado, 15 de mayo de 2010

«Aquel a quien los dioses quieren destruir, primero lo vuelven loco.»


"El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el coste de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales". Bertolt Brecht

La hibris o hybris (ὕϐρις) es la ‘desmesura’ y que alude al orgullo o confianza en uno mismo exagerados, resultando a menudo en merecido castigo. En la Antigua Grecia aludía a un desprecio temerario hacia el espacio personal ajeno unido a la falta de control sobre los propios impulsos, siendo un sentimiento violento inspirado por las pasiones exageradas, consideradas enfermedades por su carácter irracional y desequilibrado, y más concretamente por Ate (la furia o el orgullo), la hibris se refiere con mayor frecuencia a la violencia ebria de los poderosos hacia los débiles.

El hombre que comete hibris es culpable de querer más que la parte que le fue asignada en la división del destino. La desmesura designa el hecho de desear más que la justa medida que el destino nos asigna. El castigo a la hibris es la némesis, el castigo de los dioses que tiene como efecto devolver al individuo dentro de los límites que cruzó. Heródoto lo expresa claramente:

Puedes observar cómo la divinidad fulmina con sus rayos a los seres que sobresalen demasiado, sin permitir que se jacten de su condición; en cambio, los pequeños no despiertan sus iras. Puedes observar también cómo siempre lanza sus dardos desde el cielo contra los mayores edificios y los árboles más altos, pues la divinidad tiende a abatir todo lo que descuella en demasía.

El derecho a vivir en paz



La búsqueda de los derechos de cada ser humano ha sido un largo camino, en Estados Unidos inicio al igual que con el resto del continente desde que los europeos decidieron destruir, devastar, corromper las formas de vida y organización existente, trajeron con ellos la discriminación por el color de la piel, por el lugar de nacimiento, por el sexo y tendencia sexual, algunos de ellos no nos eran ajenos, pero jamás tuvieron el grado de barbarie y brutalidad que Europa y ahora Estados Unidos han demostrado con sus actos civilizatorios y de evangelización.

En Estados Unidos ha habido dos grupos sociales marginados históricamente, los negros y los latinoamericanos, los pobladores originales, sencillamente fueron destruidos, exterminados por la civilización, en los años 40´s existen levantamientos sociales de los marginales, los cholos y los pachucos estaban ahí, muchos de ellos no eran migrantes, ahí habían nacido ellos, sus padres y los padres de sus padres, sencillamente cuando la potencia engullo el territorio mexicano quienes ahí vivían pasaron de ser mexicanos a ser indeseables.

En los años 60´s fue en Selma con la gran marcha, o con Malcom X y con Cesar Chávez, hoy de nuevo la ignorancia y el temor se hacen presentes, no es la publicación de una Ley, es el discurso político e ideologico que hay detrás, solo recordemos que para las tropas yankees en Vietnam, los soldados del norte eran “Charlie”, “Yellow”, eran subhumanos (eso dijeron los nazis) y sin embargo, vale la pena recordar que los Vietnamitas ganaron, ellos ahí están, en su país, con sus muertos y su dignidad y los cobardes e ignorantes ¿Dónde se encuentran?, ¿Por qué huyeron?

Al final la razón y la justicia prevalecerán y seremos todos, de color de la tierra y maíz quienes continuemos.

Alejandro.

El Zoot Suit es un estilo de vestir y fue una moda en la década de los años 40. Este estilo se hizo popular, al igual que la palabra, por jóvenes mexicanos estadounidenses y, con el tiempo, llegó a ser popular en Estados Unidos, en su mayoría entre los italoamericanos, y afroamericanos

Esta palabra nació dentro del movimiento chicano, y los Pachucos, como parte de la jerga lingüística, o el caló chicano o mexicano; caló es una lengua romaní, del cual el caló mexicano es una derivación. Se originó dentro de esta comunidad, la mexicanaestadounidense, para ser más preciso dentro de los chicanos y pachucos, así como entre los Cholos y los Pochos.

Zoot suit riots es el nombre con el cual se registraron unos disturbios ocasionados entre los "zoot suit" y militares; fueron una serie de peleas que sucedieron en Los Ángeles, California, durante la Segunda Guerra Mundial, entre marinos y soldados apostados en la ciudad de Los Ángeles por un bando, y jóvenes mexicanos americanos por el otro. Ésta sería una de las primeras peleas raciales modernas en Los Ángeles, donde los marines y soldados regresaban de la guerra, los cuales tuvieron una serie de conflictos con los zoot suit de Los Ángeles.

Todo comenzaría el 3 de junio de 1943, cuando un grupo de soldados dejó una queja a sus superiores sobre que una pandilla de pachucos los había atacado; en respuesta a esto, unos 200 militares se juntaron y se dirigieron al centro de la ciudad y al este de Los Ángeles.

Este último era el punto neurálgico de la comunidad mexicana. Una vez ahí, los grupos armados atacaron a todo aquél que encontraban vestido de zoot suit, golpeándolo y rompiéndole su indumentaria, además de quemarla en la vía pública. La policía se les unió, dándoles una paliza a todos los jóvenes mexicoestadounidenses, bajo el argumento de disturbios contra la paz. Debido a que la popularidad de los trajes zoot suit en Estados Unidos era grande, otras razas como la de los afromericanos y filipino-estadounidenses, sufrieron los mismo embates de los cuerpos judiciales. Más de 500 pachucos y 9 soldados fueron arrestados como resultado de la pelea en los días siguientes. El saldo oficial fue de 5 negros muertos. Cerca de 600 personas recibieron tratamiento médico. De los 9 soldados arrestados, 8 salieron al día siguiente sin cargo alguno, sólo uno pagó una pequeña fianza. El 7 de junio las autoridades militares intervinieron declarando la ciudad de Los Ángeles zona restringida a todo personal militar. Estos disturbios se harían nacionales entre los zoot suit estadounidenses, el 9 de junio se registraría en San Diego disturbios similares, al igual que en Filadelfia el 10 de junio, en Chicago el 15 de junio, en Evansville el 27 de junio, así como Beaumont, Texas, en Detroit, Míchigan dejando un saldo de 25 negros y 9 blancos en Harlem, durante el mes de junio y hasta el 16 de agosto, nadie sabe cuantos chicanos y pachucoa, cuantos mexicanos fueron encarcelados, heridos o muertos.
video
video

jueves, 13 de mayo de 2010

The war is over- Así empezó....


Hace unos días se celebro el 65 aniversario del día de la victoria, el fin con la rendición incondicional de la Alemania Nazi, hoy las cosas siguen, la memoria es curiosa, dos generaciones después de la guerra y es un mito de Hollywood, por eso es importante recordar no la victoria, sino el inicio, para ello hablare (por escroto, claro está) de Bertolt Brech, sin embargo, antes de eso algunos datos sobre los resultados de la guerra, del odio (por su raza, su religión, opción sexual y política, sus limitaciones físicas e intelectuales), eso tan común en nuestro mundo, no hay que olvidar, hay que recordar para aprender y evitar otro Vietnam o otra guerra sucia.

1. Unión de republicas Soviéticas Socialistas, URSS (Rusia y actual federación Rusa): 9 millones de militares y 14 millones de civiles, prácticamente no existe familia alguna que no haya sufrido al menos una pérdida humana en el conflicto.
2. Polonia: 300.000 militares y entre 5 y 8 millones de civiles
3. Alemania: De 4 a 5 millones de militares y 593.000 civiles
4. China: 1 millón de militares y 600.000 civiles
5. Yugoslavia: Medio millón de militares y 1 millón de civiles
6. Francia: 200.000 militares y 400.000 civiles
7. GB: 300.000 militares y 97.000 civiles
8. Italia: 150.000 militares y150.000 partisanos/civiles
9. EEUU: 300.000 militares
10. Japón 2,250,000
11. Judíos ,europeos muertos: Entre 5 y 9 millones(sobre un total de 9 millones)
12. Homose,xuales, comunistas, prostitutas, enfermos mentales, otros seres inferiores, entre 4 y 6 millones.
13. Daños colaterales (así dicen las autoridades de México cuando asesinan a un civil no importa su edad, su sexo, de hecho nada, es tan solo un daño colateral) entre 4 y 8 millones.
La resistible ascensión de Arturo Ui lo leí cuando estaba en el bachillerato, entonces leía muchos guiones cinematográficos y teatro, aparte de que conocí casi toda la obra de Brech, este libro en particular siempre me ha gustado, porque aparte del ritmo y del uso del lenguaje, habla de cómo la responsabilidad del futuro es nuestra, que nuestra indiferencia, nuestro silencio nos condenan a nosotros y a nuestras siguientes generaciones al dolor o a la alegría, por eso, hoy para recordar la conclusión de la segunda guerra mundial hablo de esta obra de teatro, la cual es por demás recordable irla a ver cuando la exhiban, por lo general es siempre teatro universitario, no llega a quien debería de llegar a esos posibles seguidores de nuestros actuales Arturos UI.
Bertolt Brecht (1898-1956) poeta y dramaturgo alemán, creador del "Teatro Épico" y un marxista convencido. La resistible ascensión de Arturo Ui fue escrita en 1941, en pleno exilio Brech de la Alemania Nazi de Adolf Hitler. Esta obra no tiene otro objetivo que mostrar al mundo "capitalista" de forma simple, pero clara y directa, el cómo es posible que un personaje de la calaña de Adolf Hilter haya llegado al poder y el mundo se viera sumido en ese "acto oscuro" llamado Segunda Guerra Mundial (recordemos que en pleno 1941 la maquinaria bélica alemana lo pisa todo de forma imparable), esta sátira política sobre la formación de un fascista y cuenta la historia de Hitler y de la era Nazi es a fin un recordatorio de que los signos de los tiempos son vaticinios que debemos mirar con atención y actuar en consecuencia, el silencio y la indiferencia nos hacen cómplices de que esto suceda. Para ello, recrea la ascensión de Hitler, como si este fuese un vulgar Gangster del trust de la Coliflor de Chicago en los años 20´s, Arturo Ui, Brecht basó los personajes y el argumento en las normas de la mafia de Al Capone para demostrar los peligros del nacional-socialismo.
Es teatro político en su mejor y más poderosa vertiente utiliza el género policiaco americano de la época para ilustrar a "occidente" de lo comentado. La obra, ambientada en los problemas económicos de los Estados Unidos va haciendo paralelismos históricos al final de cada acto con elementos importantes en la vida y ascenso político de Adolf Hitler en Alemania. Así, nos encontramos con intentos de forzar créditos del estado para mantener la explotación agrícola en grave crisis, haciendo paralelismo con los importantes terratenientes de Alemania Oriental y sus presiones a la República de Weimar y al Presidente Hindemburg (héroe respetado de la Primera Guerra Mundial en Alemania), el cómo Dogbrú (personaje que hace el paralelismo con Hindemburg) niega la ayuda de Arturo Ui, o como Hindemburg niega el puesto de primer ministro a Hitler en 1933 con la presión de los fondos públicos para los terratenientes orientales que había recibido el primero, haciendo presión ya que no se habían destinado hacia el fin establecido por la ley.
La presión de Arturo Ui por desvelar esos fondos públicos en manos de Dogbrú hacen aceptar a Ui como "protector" del trust de la coliflor, Hindemburg acaba aceptado a Hitler en el gobierno y la investigación de los fondos destinado al os terratenientes alemanes se da carpetazo para "evitar" un escándalo político con la figura respetada de Hindemburg en pleno epicentro... pasando por clases de oratoria que recibe Arturo Ui, parodiando a un rumor que corre en el cual Hitler recibía clases de esta índole de un charlatán de tres al cuarto del mundillo del teatro alemán ... hasta el Anschluss con Austria, en el caso de la obra, una ciudad llamada Cícero ... el atentado perpetrado por los Nazis al Reichtag el cual fue utilizado por Hitler para acusar a su oposición y acabó pringando un pobre trabajador en paro, borracho al que acusaron de comunista ... El trabajador en paro Arturo Ui, hijo de una familia humilde del Bronx, va a Chicago con siete sicarios para poner paz en el mercado de frutas y verduras.
Ui se hace pasar por un honrado ciudadano y padre de familia, pero en realidad es un gángster implacable que intenta establecer un monopolio de precios altos, el Trust de la Coliflor. Vendiendo protección contra asaltos y robos para los hombres de negocios, el gánster Ui utiliza la violencia y el asesinato cuando estos renuncian a cooperar. Sobornos a políticos, corrupción policial, violencia de crimen organizado y manipulación de unos tímidos medios de comunicación son las técnicas que Brecht utiliza para que Ui nos ilustre la relación entre fascismo, crimen y capitalismo. La cómica confluencia entre el relato del gángster y la historia de Alemania genera un personaje valiente, plasmado en la figura de Ui, que nos demuestra que la obra resulta hoy en día más actual que nunca y muestra la proximidad entre los showmans y los demagogos y políticos populistas modernos.
En definitiva, la obra abarca de forma magistral y simple, los principales episodios del ascenso de nazismo en Alemania y su primera expansión, asi como señalando los elementos político-económicos y sociales que permitieron este ascenso perfectamente resistible. He aquí el último párrafo de la obra, el que es bastante ilustrativo de la intención de del texto, no sin antes recomendar fervientemente que lean esta obra, hay una edición traducida por Camilo José Cela.
"Respetable público: aprendamos a ver, en vez de mirar como borregos. En vez de charlar, bla, bla, bla, bla, bla, debési actuar. Lo que habéis visto estuvo a punto de dominar el mundo aún no hace tantos años. Los pueblos terminaron por tener la razón, pero nadie puede cantar victoria antes de tiempo. ¡Todavía es fecundo el vientre que parió el suceso inmundo! Respetable público: aprendamos a ver, en lugar de mirar como el cordero que marcha al matader, Camilo José Cela"
Escena 1: 1929-1932 La Gran Depresión sacude Alemania con fuerza. Cuando la crisis empieza a llegar, los Junkers prusianos intentan conseguir créditos gubernamentales, al principio sin mucho éxito. Los grandes industriales sueñan con la expansión.
Escena 2: Para conseguir que el Presidente Hindenburg se interesara por los problemas de los granjeros, los Junkers le regalan una granja.
Escena 3: 1932, otoño El ejército privado de Adolf Hitler se encuentra casi en la bancarrota y a punto de hundirse. Hitler intenta desesperadamente llegar al poder, pero todavía no ha conseguido ser recibido por Hindenburg.
Escena 4: 1933, enero Hindenburg nombra a Hitler Canciller del Reich para devolverle el favor de cubrir el escándalo de los préstamos en el que el mismo Primer Ministro estaba involucrado.
Escena 5 Hitler, legalmente en el poder, sorprende a sus superiores con medidas extremadamente violentas, pero mantiene sus promesas.
Escena 6 El líder de la banda se transforma rápidamente en político. De acuerdo con los informes, Hitler recibe clases de declamación y actuación con Basil, un actor de provincias.
Escena 7: 1933, febrero El Reichstag es incendiado. Hitler acusa a sus enemigos de incendiarios y da la señal para que se desencadene la “Nacht der langen Messer", la Noche de los Cuchillos Largos.
Escena 8 En un largo juicio, el Tribunal del Reich en Leipzig condena a muerte a un hombre en paro por haber provocado el incendio. A los auténticos pirómanos no les sucede nada. Desde este momento, el sistema judicial alemán trabaja para Hitler.
Escenas 9 y 10: La muerte inminente del viejo Hindenburg provoca amargas luchas entre los nazis. Junkers y empresarios industriales insisten en el traslado de Ernst Röhm. Austria está a punto de ser invadida.
Escena 11: 1934, noche del 30 de junio Hitler ataca a su colega Röhm en una taberna donde él le esperaba para agredir juntos a Hindenburg y a Göring.
Escena 12: Bajo coacción, el Canciller austríaco –Engelbert Dollfuss– se muestra de acuerdo en los ataques de la prensa austríaca contra Hitler.
Escena 13 Hitler ya ha asesinado a Dollfuss pero sigue negociando con el ala conservadora de los austríacos.
Escena 14: La conquista de Austria lleva a otras conquistas de Europa. Checoslovaquia, Polonia, Dinamarca, Noruega, los Países Bajos, Bélgica, Francia y Rumanía son invadidos.
Escena 15: 1938, 11 de marzo Hitler invade Austria. Unas elecciones dominadas por el terror nazi dan como resultado una victoria aplastante en favor de Hitler (con el 98% de los votos a favor).

lunes, 10 de mayo de 2010

Pobreza - Albert Camus

”La memoria de los pobres está menos alimentada que la de los ricos, tienen menos puntos de referencia en el espacio, puesto que rara vez dejan el lugar donde viven, y también menos puntos de referencia en el tiempo de una vida uniforme y gris. Tienen, claro está la memoria del corazón, que es la más segura, dicen, pero el corazón se gasta con la pena y el trabajo, olvida más rápido bajo el peso de la fatiga. El tiempo perdido solo lo recuperan los ricos. Para los pobres, el tiempo solo marca los vagos rastros del camino de la muerte.”
Adaggio a mi país - Alfredo Zitarroza
video

domingo, 9 de mayo de 2010

La bruja le cuenta a su hijo..."Querido bebe rocamadoure.."

Rayuela lo leí mientras estudiaba Antropología, al leer la carta que la Maga le escribe a su bebe Rocamadur, donde ella charla con el, le dice, le pregunta, sabe que lo ama y comparte su vida con él desde el vientre.

Hoy les comparto este texto, para mis amigas que ya son madres, para mis amigos y amigas que como yo son hijos.

Un abrazo y que tengan una buena vida, que su andar sea ligero y los sueños sea el alimento para seguir andando.

Con todo mi afecto:

Alejandro

“Rayuela” - Julio Cortázar

Bebé Rocamadour, bebé, mon bebé. Rocamadour :


Rocamadour, ya sé que es como un espejo. Estás durmiendo o mirándote los pies. Yo aquí sostengo un espejo y creo que sos vos. Pero no lo creo, te escribo porque no sabes leer. Si supieras no te escribiría o te escribiría cosas importantes. Alguna vez tendré que escribirte que te portes bien o que te abrigues. Parece increíble que alguna vez, Rocamadour. Ahora solamente te escribo en el espejo, de vez en cuando tengo que secarme el dedo porque se moja de lágrimas. ¿Por qué, Rocamadour ? No estoy triste, tu mamá es una pavota, se me fue al fuego el borsch que había hecho para Horacio; vos sabés quién es Horacio, Rocamadour, el señor que el domingo te llevó el conejito de terciopelo y que se aburría mucho porque vos y yo nos estábamos diciendo tantas cosas y él quería volver a París; entonces te pusiste a llorar y él te mostró como el conejito movía las orejas; en ese momento estaba hermoso, quiero decir Horacio, algún día comprenderás, Rocamadour.

Rocamadour, es idiota llorar así porque el borsch se ha ido al fuego. La pieza está llena de remolacha, Rocamadour, te divertirías si vieras los pedazos de remolacha y la crema, todo tirado por el suelo. Menos mal que cuando venga Horacio ya habré limpiado, pero primero tenía que escribirte, llorar así es tonto, las cacerolas se ponen blandas, se ven como halos en los vidrios de la ventana, y ya no se oye cantar a la chica del piso de arriba que canta todo el día Les amants du Havre. Cuando estemos juntos te lo contaré, verás. Puisque la terre est ronde, mon amour t'en fais pas, mon amour, t'en fais pas...Horacio la silba de noche cuando escribe o dibuja. A ti te gustaría, Rocamadour. A vos te gustaría, Horacio se pone furioso porque me gusta hablar de tú como Perico, pero en el Uruguay es distinto. Perico es el señor que no te llevó nada el otro día pero que hablaba tanto de los niños y la alimentación. Sabe muchas cosas, un día le tendrás mucho respeto, Rocamadour, y serás un tonto si le tienes respeto. Si le tenés, si le tenés respeto, Rocamadour.

Rocamadour, madame Irène no está contenta de que seas tan lindo, tan alegre, tan llorón y gritón y meón. Ella dice que todo está muy bien y que eres un niño encantador, pero mientras habla esconde las manos en los bolsillos del delantal como hacen algunos animales malignos, Rocamadour, y eso me da miedo. Cuando se lo dije a Horacio, se reía mucho, pero no se da cuenta de que yo lo siento, y que aunque no haya ningún animal maligno que esconde las manos, yo siento, no sé lo que siento, no lo puedo explicar. Rocamadour, si en tus ojitos pudiera leer lo que te ha pasado en esos quince días, momento por momento. Me parece que voy a buscar otra nourrice aunque Horacio se ponga furioso y diga, pero a ti no te interesa lo que él dice de mí. Otra nourrice que hable menos, no importa si dice que eres malo o qué lloras de noche o que no quieres comer, no importa si cuando me lo dice yo siento que no es maligna, que me está diciendo algo que no puede dañarte. Todo es tan raro, Rocamadour, por ejemplo me gusta decir tu nombre y escribirlo, cada vez me parece que te toco la punta de la nariz y que te reís, en cambio madame Irene no te llama nunca por tu nombre, dice l'enfant, fíjate, ni siquiera dice le gosse, dice l'enfant, es como si se pusiera guantes de goma para hablar, a lo mejor los tiene puestos y por eso mete las manos en los bolsillos y dice que sos tan bueno y tan bonito.


Hay una cosa que se llama tiempo, Rocamadour, es como un bicho que anda y anda. No te puedo explicar porque eres tan chico, pero quiero decir que Horacio llegará en seguida. ¿Le dejo leer mi carta para que él también te diga alguna cosa? No, yo tampoco querría que nadie leyera una carta que es solamente para mí. Un gran secreto entre los dos, Rocamadour. Ya no lloro más, estoy contenta, pero es tan difícil entender las cosas, necesito tanto tiempo para entender un poco eso que Horacio y los otros entienden en seguida, pero ellos que todo lo entienden tan bien no te pueden entender a ti y a mí, no entienden que yo no puedo tenerte conmigo, darte de comer y cambiarte los pañales, hacerte dormir o jugar, no entienden y en realidad no les importa, y a mí que tanto me importa solamente sé que no te puedo tener conmigo, que es malo para los dos, que tengo que estar sola con Horacio, vivir con Horacio, quién sabe hasta cuándo ayudándolo a buscar lo que él busca y que también buscarás, Rocamadour, porque serás un hombre y también buscarás como un gran tonto.


Es así, Rocamadour: En París somos como hongos crecemos en los pasamanos de las escaleras, en piezas oscuras donde huele a sebo, donde la gente hace todo el tiempo el amor y después fríe huevos y pone discos de Vivaldi, enciende los cigarrillos y habla como Horacio y Gregorovius y Wong y yo, Rocamadour, y como Perico y Ronald y Babs, todos hacemos el amor y freímos huevos y fumamos, ah, no puedes saber todo lo que fumamos, todo lo que hacemos el amor, parados, acostados, de rodillas, con las manos, con las bocas, llorando o cantando, y afuera hay de todo, las ventanas dan al aire y eso empieza con un gorrión o una gotera, llueve muchísimo aquí, Rocamadour, mucho más que en el campo, y las cosas se herrumbran, las canaletas, las patas de las palomas, los alambres con que Horacio fabrica esculturas. Casi no tenemos ropa, nos arreglamos con tan poco, un buen abrigo, unos zapatos en lo que no entre el agua, somos muy sucios, todo el mundo es muy sucio y hermoso en París, Rocamadour, las camas huelen a noche y a sueño pesado, debajo hay pelusas y libros, Horacio se duerme y el libro va a parar abajo de la cama, hay peleas terribles porque los libros no aparecen y Horacio cree que se los ha robado Ossip, hasta que un día aparecen y nos reímos, y casi no hay sitio para poner nada, ni siquiera otro par de zapatos, Rocamadour, para poner una palangana en el suelo hay que sacar el tocadiscos, pero donde ponerlo si la mesa está llena de libros. Yo no te podría tener aquí, aunque seas tan pequeño no cabrías en ninguna parte, te golpearías contra las paredes. Cuando pienso en eso me pongo a llorar, Horacio no entiende, cree que soy mala, que hago mal en no traerte, aunque sé que no te aguantaría mucho tiempo. Nadie se aguanta aquí mucho tiempo, ni siquiera tú y yo, hay que vivir combatiéndose, es la ley, la única manera que vale la pena pero duele, Rocamadour, y es sucio y amargo, a ti no te gustaría, tú que ves a veces los corderitos en el campo, o que oyes los pájaros parados en la veleta de la casa. Horacio me trata de sentimental, me trata de materialista, me trata de todo porque no te traigo o porque quiero traerte, porque renuncio, porque quiero ir a verte, porque de golpe comprendo que no puedo ir, porque soy capaz de caminar una hora bajo el agua si en algún barrio que no conozco pasan Potemkin y hay que verlo aunque se caiga el mundo, Rocamadour, porque el mundo ya no importa si uno no tiene fuerzas para seguir eligiendo algo verdadero, si uno se ordena como un cajón de la cómoda y te pone a ti de un lado, el domingo del otro, el amor de la madre, el juguete nuevo, la gare de Montparnasse, el tren, la visita que hay que hacer. No me da la gana de ir, Rocamadour, y tú sabes que está bien y no estás triste. Horacio tiene razón, no me importa nada de ti a veces, y creo que eso me lo agradecerás un día cuando comprendas, cuando veas que valía la pena que yo fuera como soy. Pero lloro lo mismo, Rocamadour, me equivoco, porque a lo mejor soy mala o estoy enferma o un poco idiota, no mucho, un poco pero eso es terrible, la sola idea me da cólicos, tengo completamente metidos para adentro los dedos de los pies, voy a reventar los zapatos si no me los saco, y te quiero tanto, Rocamadour, bebé Rocamadour, dientecito de ajo, te quiero tanto, nariz de azúcar, arbolito, caballito de juguete ...

viernes, 7 de mayo de 2010

Y al final solo nos queda la luna...


La luna tiene encanto y magia ,nos hace transformarnos, somos seres de la noche, amantes furibundos, generosos y llenos de gozo, la luna es siempre el último lugar, por eso recurrimos a ella, porque es guía, luz que ilumina con plata los valles y los bosques, reflejo en el agua de los océanos y los ríos, diosa, de lo oculto, de lo intimo, de lo sensual ,de lo erótico, de los cuerpos y de los sueños que juegan cada noche, que se buscan y vuelan y el viento sopla para llevarlos de un lugar a otro..

Esto lo escribi una noche de febrero del 2008 cuando la luna llenaba el alma del cielo.
________________________
A la hermosa luna que me llena y cobija.

Cuentan los viejos que hace muchos, muchos años, la luna no existía, que solo estaban las estrellas, sin embargo, un buen día cuando Dios se despertó notó que no habían llegado a tiempo la Esperanza y la Fantasía, las busco por todos lados y las encontró caminando y muy cansadas, Dios les pregunto qué había sucedido, por que no habían regresado a tiempo.

La Fantasía le respondió que ellas viajan siempre acompañadas de sus pequeños hermanos, los Sueños y que mientras estos acarician las cabezas de los hombres, ellas se quedan con ellos para que los hombres tengan fantasías y esperanzas mientras duermen y los sueños los cobijan.

Pero al terminar, en ese momento en el cual el día y la noche se unen en uno solo, ellas regresan, sin embargo, ese día, la noche no quería irse porque estaba jugando con los sueños, así que ellas (la Esperanza y la Fantasía) decidieron regresar solas, pero todo estaba tan oscuro que se perdieron, le pidieron a las estrellas que les marcaran el camino, pero muchas de ellas ya se habían ido a dormir, así que caminaron durante mucho tiempo hasta que Dios las encontró.

Ante esto, Dios decidió que debería de haber algo en el cielo que guiara y llenara de gozo y paz a quienes lo vieran, y tomando un cabello de la esperanza, una sonrisa de la fantasía, un suspiro de los sueños y una canción de la noche, los mezclo, con un poco de polvo de estrellas y una lagrima, EL formo una bola y soplo sobre ella, así esta comenzó a subir hasta el cielo y desde entonces la Luna está ahí, cuidando que siempre puedan ver en la noche, que quienes se cobijen con ella puedan tener hermosos sueños, deliciosas fantasías, grandes esperanzas, que sientan que ella está ahí para acompañarlos, para que quienes tengan hambre tomen un pedazo de luna y lo coman y así sacien su apetito, para que quienes se sientan solos se llenen sus almas y para que los amantes gocen y se duerman en una cama de luna.

Por eso la Luna tiene tantos hoyos, porque todos le hemos comido y probado un pedacito.

Alejandro / febrero 2008
____________________________


He aquí dos de mis lunas favoritas...
Alejandro

Claro de Luna - Claudio Aquiles Debussy video

La Luna
La luna se puede tomar a cucharadas o como una cápsula cada dos horas.

Es buena como hipnótico y sedante y también alivia a los que se han intoxicado de filosofía.

Un pedazo de la luna en el bolsillo es mejor amuleto que la pata de conejo: sirve para encontrar a quien se ama, para ser rico sin que lo sepa nadie y para alejar a los médicos y las clínicas.

Se puede dar de postre a los niños cuando no se han dormido, y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos, ayudan a bien morir.

Pon una hoja tierna de la luna debajo de tu almohada y mirarás lo que quieras ver.

Lleva siempre un frasquito del aire de la luna para cuando te ahogues y dale la llave de la luna a los presos y a los desencantados.

Para los condenados a muerte y para los condenados a vida, no hay mejor estimulante que la luna, en dosis precisas y controladas.

Jaime Sabines

Sonata Claro de Luna - Beethoven video

miércoles, 5 de mayo de 2010

Oda a la Alegría - Schiller & Beethoven


Beethoven hace de la Oda a la Alegría de Schiller un poema musical en su novena sinfonía, es un poema a la posibilidad real de vivir en paz, de caminar juntos, un poco de luz, por eso los nazis detestaban al mejor poeta de la lengua alemana, por que el habla de todos, no de unos, sino de todos, este es el poema llevado por Beethoven a la música y al canto y más adelante su expresión en español, la cual es el texto completo y no la adaptación que Beethoven hizo a Schiller en su Oda a la Alegría.

Versos escritos por el poeta Friedrich von Schiller

video
"An die Freude"
Friedrich von Schiller

Texto original en lengua alemana
Freude, schöner Götterfunken
Tochter aus Elysium,
Wir betreten feuertrunken,
Himmlische, dein Heiligtum.
Deine Zauber binden wieder,
Was die Mode streng geteilt;
Alle Menschen werden Brüder,
Wo dein sanfter Flügel weilt.

Chor

Wem der große Wurf gelungen,
Eines Freundes Freund zu sein,
Wer ein holdes Weib errungen,
Mische seinen Jubel ein!
Ja, wer auch nur eine Seele
Sein nennt auf dem Erdenrund!
Und wer´s nie gekonnt, der stehle
Weinend sich aus diesem Bund!

Chor

Freude trinken alle Wesen
An den Brüsten der Natur,
Alle Guten, alle Bösen
Folgen ihrer Rosenspur.
Küsse gab sie uns und Reben,
Einen Freund, geprüft im Tod.
Wollust ward dem Wurm gegeben,
Und der Cherub steht vor Gott.

Froh, wie seine Sonnen fliegen
Durch des Himmels prächtgen Plan,
Laufet, Brüder, eure Bahn,
Freudig wie ein Held zum Siegen.

Seid umschlungen, Millionen!
Diesen Kuss der ganzen Welt!
Brüder - überm Sternenzelt
Muss ein lieber Vater wohnen.
Ihr stürzt nieder, Millionen?
Ahnest du den Schöpfer, Welt?
Such ihn überm Sternenzelt,
Über Sternen muss er wohnen.
________
video
"Oda a la alegría"
Texto en español

Alegría, Luz Divina,
del Elíseo dulce lar,
inflamados alleguemos
Diosa, a tu celeste altar.
Une otra vez tu hechizo
a quienes separó el rigor.
Fraterniza el orbe entero
de tus alas al calor.

Coro

A quien el azar ha dado
la verdadera amistad,
quien consorte dulce halla,
ha sin par felicidad.
En la redondez terrena
suya un alma invocar!
A quien no le fuera dado
sumiríase en pesar!

Coro

En el seno de Natura
alegría liba el ser,
su florida vía sigue
males, bienes, por doquier.
Besos, vides, fiel amigo
hasta el morir nos dio;
el deleite, a los gusanos;
y al querube, un gran Dios.

Cual los soles en su vía
magna, juntos! oh! marchad!
y como héroes disfrutad
dicha, triunfos y felicidad!

Abrazaos, oh! millones!
Beso de la Humanidad!
Brinda celestial bondad
Padre a tu séquito sin par
Os postráis, oh! juntos
Ante el Creador Eterno
Busca en el azur, y reina
Sobre el plano etéreo.

martes, 4 de mayo de 2010

Vi las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, hambrientas histéricas desnudas...



AULLIDO
por Allen Ginsberg

traducción de Rodrigo Olavarría

Para Carl Salomón

I
Vi las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, hambrientas histéricas desnudas,
arrastrándose por las calles de los negros al amanecer en busca de un colérico pinchazo,
hipsters con cabezas de ángel ardiendo por la antigua conexión celestial con el estrellado dínamo de la maquinaria nocturna,
que pobres y harapientos y ojerosos y drogados pasaron la noche fumando en la oscuridad sobrenatural de apartamentos de agua fría, flotando sobre las cimas de las ciudades contemplando jazz,
que desnudaron sus cerebros ante el cielo bajo el El y vieron ángeles mahometanos tambaleándose sobre techos iluminados,
que pasaron por las universidades con radiantes ojos imperturbables alucinando Arkansas y tragedia en la luz de Blake entre los maestros de la guerra,
que fueron expulsados de las academias por locos y por publicar odas obscenas en las ventanas de la calavera,
que se acurrucaron en ropa interior en habitaciones sin afeitar, quemando su dinero en papeleras y escuchando al Terror a través del muro,
que fueron arrestados por sus barbas púbicas regresando por Laredo con un cinturón de marihuana hacia Nueva York,
que comieron fuego en hoteles de pintura o bebieron trementina en Paradise Alley, muerte, o sometieron sus torsos a un purgatorio noche tras noche,
con sueños, con drogas, con pesadillas que despiertan, alcohol y verga y bailes sin fin,
incomparables callejones de temblorosa nube y relámpago en la mente saltando hacia los polos de Canadá y Paterson, iluminando todo el inmóvil mundo del intertiempo,
realidades de salones de Peyote, amaneceres de cementerio de árbol verde en el patio trasero, borrachera de vino sobre los tejados, barrios de escaparate de paseos drogados luz de tráfico de neón parpadeante, vibraciones de sol, luna y árbol en los rugientes atardeceres invernales de Brooklyn, desvaríos de cenicero y bondadosa luz reina de la mente,
que se encadenaron a los subterráneos para el interminable viaje desde Battery al santo Bronx en benzedrina hasta que el ruido de ruedas y niños los hizo caer temblando con la boca desvencijada y golpeados yermos de cerebro completamente drenados de brillo bajo la lúgubre luz del Zoológico,
que se hundieron toda la noche en la submarina luz de Bickford salían flotando y se sentaban a lo largo de tardes de cerveza desvanecida en el desolado Fugazzi’s, escuchando el crujir del Apocalipsis en el jukebox de hidrógeno,
que hablaron sin parar por setenta horas del parque al departamento al bar a Bellevue al museo al puente de Brooklyn,
un batallón perdido de conversadores platónicos saltando desde las barandas de salidas de incendio desde ventanas desde el Empire State desde la luna,
parloteando gritando vomitando susurrando hechos y memorias y anécdotas y excitaciones del globo ocular y shocks de hospitales y cárceles y guerras,
intelectos enteros expulsados en recuerdo de todo por siete días y noches con ojos brillantes, carne para la sinagoga arrojada en el pavimento,
que se desvanecieron en la nada Zen Nueva Jersey dejando un rastro de ambiguas postales del Atlantic City Hall,
sufriendo sudores orientales y crujidos de huesos tangerinos y migrañas de la china con síndrome de abstinencia en un pobremente amoblado cuarto de Newark,
que vagaron por ahí y por ahí a medianoche en los patios de ferrocarriles preguntándose dónde ir, y se iban, sin dejar corazones rotos,
que encendieron cigarrillos en furgones furgones furgones haciendo ruido a través de la nieve hacia granjas solitarias en la abuela noche,
que estudiaron a Plotino Poe San Juan de la Cruz telepatía bop kabbalah porque el cosmos instintivamente vibraba a sus pies en Kansas,
que vagaron solos por las calles de Idaho buscando ángeles indios visionarios que fueran ángeles indios visionarios,
que pensaron que tan sólo estaban locos cuando Baltimore refulgió en un éxtasis sobrenatural,
que subieron en limosinas con el chino de Oklahoma impulsados por la lluvia de pueblo luz de calle en la medianoche invernal,
que vagaron hambrientos y solitarios en Houston en busca de jazz o sexo o sopa, y siguieron al brillante Español para conversar sobre América y la Eternidad, una tarea inútil y así se embarcaron hacia África,
que desaparecieron en los volcanes de México dejando atrás nada sino la sombra de jeans y la lava y la ceniza de la poesía esparcida en la chimenea Chicago,
que reaparecieron en la costa oeste investigando al F.B.I. con barba y pantalones cortos con grandes ojos pacifistas sensuales en su oscura piel repartiendo incomprensibles panfletos,
que se quemaron los brazos con cigarrillos protestando por la neblina narcótica del tabaco del Capitalismo,
que distribuyeron panfletos supercomunistas en Union Square sollozando y desnudándose mientras las sirenas de Los Álamos aullaban por ellos y aullaban por la calle Wall, y el ferry de Staten Island también aullaba,
que se derrumbaron llorando en gimnasios blancos desnudos y temblando ante la maquinaria de otros esqueletos,
que mordieron detectives en el cuello y chillaron con deleite en autos de policías por no cometer más crimen que su propia salvaje pederastia e intoxicación,
que aullaron de rodillas en el subterráneo y eran arrastrados por los tejados blandiendo genitales y manuscritos,
que se dejaron follar por el culo por santos motociclistas, y gritaban de gozo,
que mamaron y fueron mamados por esos serafines humanos, los marinos, caricias de amor Atlántico y Caribeño,
que follaron en la mañana en las tardes en rosales y en el pasto de parques públicos y cementerios repartiendo su semen libremente a quien quisiera venir,
que hiparon interminablemente tratando de reír pero terminaron con un llanto tras la partición de un baño turco cuando el blanco y desnudo ángel vino para atravesarlos con una espada,
que perdieron sus efebos por las tres viejas arpías del destino la arpía tuerta del dólar heterosexual la arpía tuerta que guiña el ojo fuera del vientre y la arpía tuerta que no hace más que sentarse en su culo y cortar las hebras intelectuales doradas del telar del artesano,
que copularon extáticos e insaciables con una botella de cerveza un amorcito un paquete de cigarrillos una vela y se cayeron de la cama, y continuaron por el suelo y por el pasillo y terminaron desmayándose en el muro con una visión del coño supremo y eyacularon eludiendo el último hálito de conciencia,
que endulzaron los coños de un millón de muchachas estremeciéndose en el crepúsculo, y tenían los ojos rojos en las mañanas pero estaban preparados para endulzar el coño del amanecer, resplandecientes nalgas bajo graneros y desnudos en el lago,
que salieron de putas por Colorado en miríadas de autos robados por una noche, N.C. héroe secreto de estos poemas, follador y Adonis de Denver -regocijémonos con el recuerdo de sus innumerables jodiendas de muchachas en solares vacíos y patios traseros de restaurantes, en desvencijados asientos de cines, en cimas de montañas, en cuevas o con demacradas camareras en familiares solitarios levantamientos de enaguas y especialmente secretos solipsismos en baños de gasolineras y también en callejones de la ciudad natal,
que se desvanecieron en vastas y sórdidas películas, eran cambiados en sueños, despertaban en un súbito Manhattan y se levantaron en sótanos con resacas de despiadado Tokai y horrores de sueños de hierro de la tercera avenida y se tambalearon hacia las oficinas de desempleo,
que caminaron toda la noche con los zapatos llenos de sangre sobre los bancos de nieve en los muelles esperando que una puerta se abriera en el East River hacia una habitación llena de vapor caliente y opio,
que crearon grandes dramas suicidas en los farellones de los departamentos del Hudson bajo el foco azul de la luna durante la guerra y sus cabezas serán coronadas de laurel y olvido,
que comieron estofado de cordero de la imaginación o digirieron el cangrejo en el lodoso fondo de los ríos de Bowery,
que lloraron ante el romance de las calles con sus carritos llenos de cebollas y mala música,

que se sentaron sobre cajas respirando en la oscuridad bajo el puente y se levantaron para construir clavicordios en sus áticos,
que tosieron en el sexto piso de Harlem coronados de fuego bajo el cielo tubercular rodeados por cajas naranjas de Teología,
que escribieron frenéticos toda la noche balanceándose y rodando sobre sublimes encantamientos que en el amarillo amanecer eran estrofas incoherentes,
que cocinaron animales podridos pulmón corazón pié cola borsht & tortillas soñando con el puro reino vegetal,
que se arrojaron bajo camiones de carne en busca de un huevo,
que tiraron sus relojes desde el techo para emitir su voto por una eternidad fuera del tiempo, & cayeron despertadores en sus cabezas cada día por toda la década siguiente,
que cortaron sus muñecas tres veces sucesivamente sin éxito, desistieron y fueron forzados a abrir tiendas de antigüedades donde pensaron que estaban envejeciendo y lloraron,
que fueron quemados vivos en sus inocentes trajes de franela en Madison Avenue entre explosiones de versos plúmbeos & el enlatado martilleo de los férreos regimientos de la moda & los gritos de nitroglicerina de maricas de la publicidad & el gas mostaza de inteligentes editores siniestros, o fueron atropellados por los taxis ebrios de la realidad absoluta,
que saltaron del puente de Brooklyn esto realmente ocurrió y se alejaron desconocidos y olvidados dentro de la fantasmal niebla de los callejones de sopa y carros de bomba del barrio Chino, ni siquiera una cerveza gratis,
que cantaron desesperados desde sus ventanas, se cayeron por la ventana del metro, saltaron en el sucio Passaic, se abalanzaron sobre negros, lloraron por toda la calle, bailaron descalzos sobre vasos de vino rotos y discos de fonógrafo destrozados de nostálgico Europeo jazz Alemán de los años 30 se acabaron el whisky y vomitaron gimiendo en el baño sangriento, con lamentos en sus oídos y la explosión de colosales silbatos de vapor,
que se lanzaron por las autopistas del pasado viajando hacia la cárcel del gólgota -solitario mirar- autos preparados de cada uno de ellos o Encarnación de Jazz de Birmingham,
que condujeron campo traviesa por 72 horas para averiguar si yo había tenido una visión o tú habías tenido una visión o él había tenido una visión para conocer la eternidad,
que viajaron a Denver, murieron en Denver, que volvían a Denver; que velaron por Denver y meditaron y andaban solos en Denver y finalmente se fueron lejos para averiguar el tiempo, y ahora Denver extraña a sus héroes,
que cayeron de rodillas en desesperanzadas catedrales rezando por la salvación de cada uno y la luz y los pechos, hasta que al alma se le iluminó el cabello por un segundo,
que chocaron a través de su mente en la cárcel esperando por imposibles criminales de cabeza dorada y el encanto de la realidad en sus corazones que cantaba dulces blues a Alcatraz,
que se retiraron a México a cultivar un hábito o a Rocky Mount hacia el tierno Buda o a Tánger en busca de muchachos o a la Southern Pacific hacia la negra locomotora o de Harvard a Narciso a Woodland hacia la guirnalda de margaritas o a la tumba,
que exigieron juicios de cordura acusando a la radio de hipnotismo y fueron abandonados con su locura y sus manos y un jurado indeciso,
que tiraron ensalada de papas a los lectores de la CCNY sobre dadaísmo y subsiguientemente se presentan en los escalones de granito del manicomio con las cabezas afeitadas y un arlequinesco discurso de suicidio, exigiendo una lobotomía al instante,
y recibieron a cambio el concreto vacío de la insulina Metrazol electricidad hidroterapia psicoterapia terapia ocupacional ping pong y amnesia,
que en una protesta sin humor volcaron sólo una simbólica mesa de ping pong, descansando brevemente en catatonia,
volviendo años después realmente calvos excepto por una peluca de sangre, y de lágrimas y dedos, a la visible condenación del loco de los barrios de las locas ciudades del Este,
los fétidos salones del Pilgrim State Rockland y Greystones, discutiendo con los ecos del alma, balanceándose y rodando en la banca de la soledad de medianoche reinos dolmen del amor, sueño de la vida una pesadilla, cuerpos convertidos en piedra tan pesada como la luna,
con la madre finalmente ****** [i] , y el último fantástico libro arrojado por la ventana de la habitación, y a la última puerta cerrada a las 4 AM y el último teléfono golpeado contra el muro en protesta y el último cuarto amoblado vaciado hasta la última pieza de mueblería mental, un papel amarillo se irguió torcido en un colgador de alambre en el closet, e incluso eso imaginario, nada sino un esperanzado poco de alucinación-
ah, Carl, mientras no estés a salvo yo no voy a estar a salvo, y ahora estás realmente en la total sopa animal del tiempo-
y que por lo tanto corrió a través de las heladas calles obsesionado con una súbita inspiración sobre la alquimia del uso de la elipse el catálogo del medidor y el plano vibratorio,
que soñaron e hicieron aberturas encarnadas en el tiempo y el espacio a través de imágenes yuxtapuestas y atraparon al Arcángel del alma entre 2 imágenes visuales y unieron los verbos elementales y pusieron el nombre y una pieza de conciencia saltando juntos con una sensación de Pater Omnipotens Aeterna Deus
para recrear la sintaxis y medida de la pobre prosa humana y pararse frente a ti mudos e inteligentes y temblorosos de vergüenza, rechazados y no obstante confesando el alma para conformarse al ritmo del pensamiento en su desnuda cabeza sin fin,
el vagabundo demente y el ángel beat en el tiempo, desconocido, y no obstante escribiendo aquí lo que podría quedar por decir en el tiempo después de la muerte,
y se alzaron reencarnando en las fantasmales ropas del jazz en la sombra de cuerno dorado de la banda y soplaron el sufrimiento de la mente desnuda de América por el amor en un llanto de saxofón eli eli lamma lamma sabacthani que estremeció las ciudades hasta la última radio
con el absoluto corazón del poema sanguinariamente arrancado de sus cuerpos bueno para alimentarse mil años.

II
¿Qué esfinge de cemento y aluminio abrió sus cráneos y devoró sus cerebros y su imaginación?
¡Moloch! ¡Soledad! ¡Inmundicia! ¡Ceniceros y dólares inalcanzables! ¡Niños gritando bajo las escaleras! ¡Muchachos sollozando en ejércitos! ¡Ancianos llorando en los parques!
¡Moloch! ¡Moloch! ¡Pesadilla de Moloch! ¡Moloch el sin amor! ¡Moloch mental! ¡Moloch el pesado juez de los hombres!
¡Moloch la prisión incomprensible! ¡Moloch la desalmada cárcel de tibias cruzadas y congreso de tristezas! ¡Moloch cuyos edificios son juicio! ¡Moloch la vasta piedra de la guerra! ¡Moloch los pasmados gobiernos!
¡Moloch cuya mente es maquinaria pura! ¡Moloch cuya sangre es un torrente de dinero! ¡Moloch cuyos dedos son diez ejércitos! ¡Moloch cuyo pecho es un dínamo caníbal! ¡Moloch cuya oreja es una tumba humeante!
¡Moloch cuyos ojos son mil ventanas ciegas! ¡Moloch cuyos rascacielos se yerguen en las largas calles como inacabables Jehovás! ¡Moloch cuyas fábricas sueñan y croan en la niebla! ¡Moloch cuyas chimeneas y antenas coronan las ciudades!
¡Moloch cuyo amor es aceite y piedra sin fin! ¡Moloch cuya alma es electricidad y bancos! ¡Moloch cuya pobreza es el espectro del genio! ¡Moloch cuyo destino es una nube de hidrógeno asexuado! ¡Moloch cuyo nombre es la mente!
¡Moloch en quien me asiento solitario! ¡Moloch en quien sueño ángeles! ¡Demente en Moloch! ¡Chupa vergas en Moloch! ¡Sin amor ni hombre en Moloch!
¡Moloch quien entró tempranamente en mi alma! ¡Moloch en quien soy una conciencia sin un cuerpo! ¡Moloch quien me ahuyentó de mi éxtasis natural! ¡Moloch a quien yo abandono! ¡Despierten en Moloch! ¡Luz chorreando del cielo!
¡Moloch! ¡Moloch! ¡Departamentos robots! ¡Suburbios invisibles! ¡Tesorerías esqueléticas!
¡Capitales ciegas! ¡Industrias demoníacas! ¡Naciones espectrales! ¡Invencibles manicomios! ¡Vergas de granito! ¡Bombas monstruosas!
¡Rompieron sus espaldas levantando a Moloch hasta el cielo! ¡Pavimentos, árboles, radios, toneladas! ¡Levantando la ciudad al cielo que existe y está alrededor nuestro!
¡Visiones! ¡Presagios! ¡Alucinaciones! ¡Milagros! ¡Éxtasis! ¡Arrastrados por el río americano!
¡Sueños! ¡Adoraciones! ¡Iluminaciones! ¡Religiones! ¡Todo el cargamento de mierda sensible!
¡Progresos! ¡Sobre el río! ¡Giros y crucifixiones! ¡Arrastrados por la corriente! ¡Epifanías! ¡Desesperaciones! ¡Diez años de gritos animales y suicidios! ¡Mentes! ¡Nuevos amores! ¡Generación demente! ¡Abajo sobre las rocas del tiempo!
¡Auténtica risa santa en el río! ¡Ellos lo vieron todo! ¡Los ojos salvajes! ¡Los santos gritos! ¡Dijeron hasta luego! ¡Saltaron del techo! ¡Hacia la soledad! ¡Despidiéndose! ¡Llevando flores! ¡Hacia el río! ¡Por la calle!

III
¡Carl Solomon! Estoy contigo en Rockland
Donde estás más loco de lo que yo estoy
Estoy contigo en Rockland
Donde te debes sentir muy extraño
Estoy contigo en Rockland
Donde imitas la sombra de mi madre
Estoy contigo en Rockland
Donde has asesinado a tus doce secretarias
Estoy contigo en Rockland
Donde te ríes de este humor invisible
Estoy contigo en Rockland
Donde somos grandes escritores en la misma horrorosa máquina de escribir
Estoy contigo en Rockland
Donde tu condición se ha vuelto seria y es reportada por la radio
Estoy contigo en Rockland
Donde las facultades de la calavera no admiten más los gusanos de los sentidos
Estoy contigo en Rockland
Donde bebes el té de los pechos de las solteras de Utica
Estoy contigo en Rockland
Donde te burlas de los cuerpos de tus enfermeras las arpías del Bronx
Estoy contigo en Rockland
Donde gritas en una camisa de fuerza que estás perdiendo el juego del verdadero
ping pong del abismo
Estoy contigo en Rockland
Donde golpeas el piano catatónico el alma es inocente e inmortal jamás debería
morir sin dios en una casa de locos armada
Estoy contigo en Rockland
Donde cincuenta shocks más no te devolverán nunca tu alma a su cuerpo de su
peregrinaje a una cruz en el vacío
Estoy contigo en Rockland
Donde acusas a tus doctores de locura y planeas la revolución socialista hebrea
contra el Gólgota nacional fascista
Estoy contigo en Rockland
Donde abres los cielos de Long Island y resucitas a tu Jesús humano y viviente de la
tumba sobrehumana
Estoy contigo en Rockland
Donde hay veinticinco mil camaradas locos juntos cantando las estrofas finales de
La Internacional
Estoy contigo en Rockland
Donde abrazamos y besamos a los Estados Unidos bajo nuestras sábanas los
Estados Unidos que tosen toda la noche y no nos dejan dormir

Estoy contigo en Rockland
Donde despertamos electrificados del coma por el rugir de los aeroplanos de
nuestras propias almas sobre el tejado ellos han venido para lanzar bombas
angelicales el hospital se ilumina a sí mismo colapsan muros imaginarios Oh
escuálidas legiones corren afuera Oh estrellado shock de compasión la guerra
eterna está aquí Oh victoria olvida tu ropa interior somos libres
Estoy contigo en Rockland
En mis sueños caminas goteando por un viaje a través del mar sobre las carreteras a
través de América llorando hasta la puerta de mi cabaña en la noche del oeste

San Francisco, 1955-1956

Nota A Pie De Página Para “Aullido”
¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo!
¡El mundo es santo! ¡El alma es santa! ¡La piel es santa! ¡La nariz es santa! ¡La lengua y la verga y la mano y el agujero del culo son santos!
¡Todo es santo! ¡todos son santos! ¡todos los lugares son santos! ¡todo día está en la eternidad! ¡Todo hombre es un ángel!
¡El vago es tan santo como el serafín! ¡el demente es tan santo como tú mi alma eres santa!
¡La máquina de escribir es santa el poema es santo la voz es santa los oyentes son santos el éxtasis es santo!
¡Santo Peter santo Allen santo Solomon santo Lucien santo Kerouac santo Huncke santo Burroughs santo Cassady santos los desconocidos locos y sufrientes mendigos santos los horribles ángeles humanos!
¡Santa mi madre en la casa de locos! ¡Santas las vergas de los abuelos de Kansas!

¡Santo el gimiente saxofón! ¡Santo el apocalipsis del bop! ¡Santas las bandas de jazz marihuana hipsters paz peyote pipas y baterías!
¡Santa las soledades de los rascacielos y pavimentos! ¡Santas las cafeterías llenas con los millones! ¡Santos los misteriosos ríos de lágrimas bajo las calles!
¡Santo el argonauta solitario! ¡Santo el vasto cordero de la clase media! ¡Santos los pastores locos de la rebelión! ¡Quien goza Los Ángeles es Los Ángeles!
¡Santa New York santa San Francisco santa Peoria & Seattle santa París santa Tánger santa Moscú santa Estambul!
¡Santo el tiempo en la eternidad santa eternidad en el tiempo santos los relojes en el espacio la cuarta dimensión santa la quinta Internacional santo el ángel en Moloch!
¡Santo el mar santo el desierto santa la vía férrea santa la locomotora santas las visiones santas las alucinaciones santos los milagros santo el globo ocular santo el abismo!
¡Santo perdón! ¡compasión! ¡caridad! ¡fe! ¡Santos! ¡Nosotros! ¡cuerpos! ¡sufriendo! ¡magnanimidad!
¡Santa la sobrenatural extra brillante inteligente bondad del alma!



Berkeley, 1955