sábado, 25 de diciembre de 2010

Navidad 2010



Cuando era niño me gustaba en las noches ver las luces del árbol, lo hacia todas las veces que podía, en ocasiones por toda la noche, aguardaba para el 25 de diciembre los regalos que Santa Claus me había traído, años después y hasta el día de hoy esta fecha dejo de poseer un significado especial, es un día como cualquier otro, más con mis hijos poníamos los adornos navideños, el árbol y el nacimiento (Belén), este era de barro pintado a mano y los adornos del árbol eran en su mayoría de palma y madera, no había Santa Claus pero si había regalos para los niños, ropa sobre todo, los Reyes Magos, que si llegaban, eran los encargados de los juguetes, yo espero que Constanza mi nieta también siga gustando de ver las luces del árbol encendidas por las noches y soñando cosas bonitas como todos los niños del mundo deben de tener el derecho a soñar.

Aunque es claro que la fecha del nacimiento de Jeshua ben José fue en otro año, mes y día y que esta fecha coincide sobre todo con las Saturnalias romanas tiene un significado particular para gran parte del mundo, en esta fecha se espera y desea la paz, el amor, la fraternidad, al menos por un memento recuperamos un poco de nuestra humanidad y quizá del espíritu del Divino Alfarero.

Hoy les comparto estos tres videos, uno es un villancico español (creo que son los más hermosos, algunos de ellos de Juan de la Encina del siglo XV un poco antes de que Colon descubriera lo que siempre estuvo ahí, antes de que los pueblos y dioses de estas tierras fueran vencidos, humillados y olvidados, en fin, los villancicos tienen la cualidad de ser por lo general de origen popular de ahí su nombre, música de los villanos que cantaban el nacimiento del salvador.

El segundo video es de J. S. Bach, quien compuso algunas de las cosas más hermosas para estos días y se interpretaban en varias catedrales.

El tercero es un video interpretado por unas hermosas mujeres que cantan como los antiguos celtas y que creo que los viejos y sabios Druidas estarían satisfechos de que aunque su religión no sobrevivió como tal lo hace a través de estas bellas voces.

Hoy les deseo no como cristiano (que no lo soy) sino como humano que tratemos de ser solidarios, que la fraternidad sea realidad y que la compasión, el amor y los sueños estén con cada ser humano en su mente y en su corazón.

Alejandro.





viernes, 24 de diciembre de 2010

Consejos del padre Mexica a su hija (antes del 13 de agosto de 1521)



Dentro de poco tiempo va a nacer mi nieta Constanza, esto no se lo dije a Karina mi hija, hoy lo dejo aquí para que los padres de mi nieta se lo digan y ella aprenda de sus antepasados.
________________________________
Es este un texto clásico que solían repetir los padres nahuas (mexicas, texcocanos, etc.) a sus hijas cuando llegaban a la edad de discreción. En las palabras del padre se transmitían los grandes ideales de la cultura de los antiguos mexicanos, presentados en forma asequible a la capacidad de la niña. No solamente como documento para conocer la cultura de los antiguos mexicanos, sino aun desde el punto de vista literario, el presente discurso posee valor extraordinaria.
__________________________________________
Aquí estás, mi hijita, mi collar de piedras finas, mi plumaje, mi hechura humana, la nacida de mí. Tu eres mi sangre, mi color, en ti está mi imagen. Ahora recibe, escucha: vives, has nacido, te ha enviado a la Tierra el Señor Nuestro, el Dueño del cerca y del junto, //el hacedor de la gente//, el inventor de los hombres.

Ahora que ya miras por ti misma, date cuenta. Aquí es de este modo: no hay alegría, no hay felicidad. Hay angustia, preocupación, cansancio. Por aquí surge, crece el sufrimiento, la preocupación.

Aquí en la Tierra es lugar de mucho llanto, lugar donde se rinde el aliento, donde es bien conocida la amargura y el abatimiento. Un viento como de obsidiana sopla y se desliza sobre nosotros.

Dicen que en verdad nos molesta el ardor del sol y del viento. Es este lugar donde casi perece uno de sed y de hambre. Asi es aquí en la Tierra.

Oye bien hijita mía: no hay lugar de bienestar en la Tierra, no hay alegría, no hay felicidad. Se dice que la Tierra es lugar de alegría penosa, de alegría que punza.

Así andan diciendo los viejos: //Para que no siempre andemos gimiendo, para que no estemos llenos de tristeza, el Señor Nuestro nos dió a los hombres la risa, el sueño, los alimentos, nuestra fuerza y nuestra robustez y finalmente el acto sexual, por el cual se hace siembra de gentes//.

Todo esto embriaga la vida en la Tierra, de modo que no se ande siempre gimiendo. Pero, aun cuando así fuera, si saliera verdad que sólo se sufre, si así son las cosas en la Tierra, ¿acaso por esto se habrá de estar siempre con miedo? ¿Hay que estar siempre temiendo? ¿Habrá que vivir llorando?

Porque, se vive en la Tierra, hay en ella señores, hay mando, hay nobleza, águilas y tigres. ¿Y quién anda diciendo siempre que así es en la Tierra ¿Quién anda tratando de darse la muerte? Hay afán, hay vida, hay lucha, hay trabajo. Se busca mujer, se busca marido.

Pero, ahora, mi muchachita, escucha bien, mira con calma: he aquí a tu madre, tu señora, de su vientre, de su seno te desprendiste, brotaste.

Como si fueras una yerbita, una plantita, así brotaste. Como sale la hoja, así creciste, floreciste. Como si hubieras estado dormida y hubieras despertado.

Mira, escucha, advierte, así es en la Tierra; no seas vana, no andes como quiera, no andes sin rumbo. ¿Cómo vivirás? ¿Cómo seguirás aquí por poco tiempo? Dicen que es muy dificil vivir en la Tierra, lugar de espantosos conflictos, mi muchachita, palomita, pequeñita.

Sé cuidadosa, porque vienes de gente principal, desciendes de ella, gracias a personas ilustres has nacido. Tú eres la espina y el brote de nuestros señores. Nos fueron dejando los señores, los que gobiernan, los cuales allá se fueron colocando en fila, los que vinieron a hacerse cargo del mando en el mundo; dieron renombre y fama a la nobleza.

Escucha: mucho te he dado a entender que eres noble. Mira que eres cosa preciosa, aun cuando seas tan sólo una mujercita. Eres piedra fina, eres turquesa. Fuiste forjada, taladrada, tienes la sangre, el color, eres brote y espina, cabellera, desprendimiento eres de noble linaje.

Todavía esto te voy a decir: ¿acaso no lo entenderás muy bien? ¿Todavía andas jugando con tierra y tepalcates? ¿Acaso todavía estás reposando en la tierra? En verdad un poco escuchas ya te das cuenta de las cosas; por tu propia cuenta vas cobrando experiencia.

Mira no te deshonres a tí misma, a nuestros señores, a los príncipes, a los gobernantes que nos precedieron. No te hagas como la gente del pueblo, no vengas a salir plebeya. En tanto que vivas en la Tierra, junto y al lado de la gente, sé siempre en verdad una mujercita.

He aquí tu oficio, lo que tendrás que hacer: durante la noche y durante el día, conságrate a las cosas de Dios, muchas veces piensa en el que es como la noche y el viento. Hazle súplicas, invócalo, llámalo, ruégale mucho cuando estés en el lugar donde duermes. Así se te hará gustoso el sueño.

Despierta, levántate a la mitad de la noche, póstrate con tus codos y tus rodillas, levanta tu cuello y tus hombros. Invoca, llama al Señor, a Nuestro Señor, a aquel que es como la noche y el viento. Será misericordioso, te oirá de noche, te verá entonces con misericordia, te concederá entonces aquello que mereces, lo que te está asignado.

Pero si fuera malo el merecimiento, la asignación que se te dieron cuando aún era de noche, la que te tocó al nacer, cuando viniste a la vida, con eso, con tus súplicas se hará buena, se rectificará: la modificará el Señor, el Señor Nuestro, el Dueño del cerca y del junto.

Y durante la noche está vigilante, levántate a prisa, extiende tus manos, extiende tus brazos, aderézate la cara, aséate las manos, lávate la boca, toma de prisa la escoba, ponte a barrer. No te estés dando gusto, no te pongas no más a calentar, lava la boca a los otros, has la incensación, no la dejes, porque así se obtiene de Nuestro Señor su misericordia.

Y hecho esto, cuando ya estés lista, ¿qué harás? ¿Cómo cumplirás tus deberes femeninos? ¿Acaso no prepararás la bebida, la molienda? ¿No tomarás el huso, la cuchilla del telar? Mira bien cómo quedan la bebida y la comida, cómo se hacen, cómo quedan buenas, cómo se hacen una buena comida y una buena bebida.

Estas cosas que de algún modo se llaman //las que pertenecen a las personas//, son las que corresponden a las señoras, a los que gobiernan, por esto se las llamó //cosas propias de las personas//, la comida propia de los que gobiernan, su bebida; sé diestra en preparar la bebida, en preparar la comida.

Pon atención, dedícate, aplícate a ver cómo se hace esto, así pasarás tu vida, así estarás en paz. Así serás valiosa. No sea que en vano alguna vez te envíe el infortunio el Señor Nuestro. Acaso crezca la pobreza entre los nobles. Míralo bien, abrázalo, que es oficio de mujer: el huso, la cuchilla del telar.

Abre bien los ojos para ver cómo es el arte tolteca, cuál el arte de las plumas, cómo bordan en colores, cómo se entreveran los hilos, cólo los tiñen las mujeres, las que son como tú, las Sedñoras Nuestras, las mujeres nobles. Cómo uden las telas, cómo se hace su trama, cómo se ajusta. Pon atención, aplícate, no seas vana, no te dejes vanamente, deja de ser degligente contigo misma.

Ahora es buen tiempo, todavía es buen tiempo, porque todavía hay en tu corazón un jade, una turquesa. Todavía está fresco, no se ha deteriorado, no se ha logrado, no se ha torcido nada. Todavía estamos aquí nosotros, nosotros tus padres, que te metimos aquí a sufrir, porque con esto se conserva el mundo. Acaso así se dice: así lo dejo dicho, así lo dispuso el Señor Nuestro que debe haber siempre, que debe haber generación en la Tierra.

Todavía aquí estamos, todavía en tiempo nuestro, aún no ha venido el palo y la piedra del Señor Nuestro. Todavía no morimos, todavía no perecemos, ¿qué es lo que piensas, niñita, palomita, muchachita? Cuando nos haya ocultado el Señor Nuestro, con la ayuda de otro podrás vivir, porque no es tu destino, no es tu don, vender yerbas, palos, sartas de chile, tiestos de sal, tierra de tequesquite, parada en la entrada de las casas porque tú eres noble. Adiéstrate en el huso, en la cuchilla del telar, en rpeparar bebidas y comidas.

Que nunca sea vano el corazón de alguien, nadie diga de ti, te señale con el dedo, hable de ti. Si nada sale bien, ¿cómo será tu fracaso? Por eso, ¿no vendremos nosotros a ser vituperados? Y si ya nos recogió el Señor Nuestro, ¿acaso por esto se nos vituperará por atrás, acso no seremos reprendidos en //la región de los muertos//? En cuanto a tí, ¿acaso no pondrás en movimiento en tu contra el palo y la piedra? ¿no harás que contra tí se dirijan?

Pero si atiendes, ¿también entonces podrá venir la reprensión? Tampoco seas ensalsada por otros en exceso, no ensanches tu rostro, no te ensoberbezcas, como si estuvieras en el estrado de las águilas y los tigres, como si estuvieras luciendo tu escudo, como si todo el escudo de Huitzilopochtli estuviera en tus manos. Como si gracias a ti estuvieras levantando la cabeza, y a nosotros nos acrecentaras el rostro. Pero si no haces nada, ¿no serás entonces como una pared de piedra, no se hablará de tí, apenas serás ensalzada? Pero sé en estas cosas como lo desea para tí el Señor Nuestro.

He aquí otra cosa que quiero inculcarte, que quiero comunicarte, mi hechura humana, mi hijita: sabe bien, no hagas quedar burlados a nuestros señores por quienes naciste. No les eches polvo y basura, no rocíes inmundicias sobre su historia, su tinta negra y roja, su fama.

No los afrentes con algo, no como quiera desees las cosas de la Tierra, no como quiera pretendas gustarlas, aquello que se llama las cosas sexuales y si no te apartas de ellas, ¿acaso será divina? Mejor fuera que perecieras pronto.

Ahora bien, con calma, con mucha calma, pon atención, si así lo ha de pensar el Señor Nuestro, si alguno hablara de tí, si se dice algo de tí, no lo desdeñes, no golpees con tu pie la inspiración del Señor Nuestro, acógela, no te retraigas, que no pase junto a tí dos o tres veces, no te andes haciendo la retraída, aunque nosotros te tengamos por hija, aun cuando por medio nuestro hayas nacido, no te envanezcas olvidando en tu corazón al Señor Nuestro. Así te arrojarías al polvo y la basura, a la vida de las mujeres públicas. Y entonces el Señor Nuestro se burlaría, obraría contigo como él quisiera.

No como si fuera en un mercado busques al que será tu compañero, no lo llames, no como en primavera lo estés vey ve, no andes con apetito de él. Pero, si tal vez tu desdeñas al que puede ser tu compañero, el escogido del Señor Nuestro, si lo desechas, no vaya a ser que de tí se burle, en verdad se burle de tí y te conviertas en mujer pública.

Pero prepárate, ve bien quién es tu enemigo, que nadie se burle de ti, no te entregues al vagabundo, al que te busca para darse placer, al muchacho perverso.

Que tampoco te conozcan dos o tres rostros que tú hayas visto. Quien quiera que sea tu compañero, vosotros, juntos, tendréis que acabar la vida. No lo dejes, agárrate a él, cuélgate de él aunque sea un pobre hombre, aunque sea sólo un aguilita, un tigrito, un infelíz soldado, un pobre noble, tal vez cansado, falto de bienes, no por eso lo desprecies.

Que a vosotros os vea, os fortalezca el Señor Nuestro, //el conocedor de los hombres//, el inventor de la gente, el hacedor de los seres humanos.

Todo esto te lo entrego con mis labios y mis palabras. Así, delante del Señor Nuestro cumplo con mi deber. Y si tal vez por cualquier parte arrojaras esto, tú ya lo sabes. He cumplido mi oficio, muchachita mía, niñita mía. Que seas felíz, que Nuestro Señor te haga dichosa.
____________________________

In piltzin huehuetlatolli itatzin

Ca nican tonca in tinopiltzin, in tinocozqui, in tinoquetzal, in tinotlacachiual, in tinotlatlacatilil. In tinezyo, in tinotlapallo, in tinoneiximachiliz.

A axcan tía xic cui, tía xic caqui: Ca otiyol, ca otitlacat, ca omitz almiualli in Totecuio, in Tloque Nauaque, in techioani, in teyocoyani in tlalticpac.

An axcan ca ye timotlachialtia, ca ye titlachia: In ic yuhcan, ca amo avialo, ca amo vellamacho. Ca toneua, ca chichinaco, ca tla-ciaua. Ca ompa on quiza, timalivi in in toneviztli, in chichinaquiztli.

An axcan in tlalticpac techochoctican, teellelaxitican, cococ teupouhqui macho. Auh itztic cecee ehecatl quiztoc, mopetzcotoc.

Nelli mach in tetech cecevi in tonalli, in hehecatl. Auh amicoyan tecuciooayan: za zan niman ie yuhea in.

Vel xic caqui, nochpuchtzé, nopiltzé: A yeccan in tlalticpac, amo pacoia amo vellamachoia. Zan mitoa ciuauhca pacoian, chichi-naca pacoian in tlalticpac.

Yuh conitotiui in vevetque: "In ic amo cemicac tichocatine-mizque, in ic amo titlaoculmiquizque in timaceualtin, yehuatl tech-momaquili in Totecuyo in vetzquiztli, in cochiztli, auh in ye tona-cayutl, in tochicauaca, in touapauaca, auh yequene ie yehoatl in tlalticpacayotl, in ic nepixolo.

Muchi quivinti in nemiliztli in tlalticpac, in ic ayac chocati-nemi. Auh mazo yuhcan, mazo nellivi, in yuh tlamani in tlalticpac, cuix ic caco, cuix ic nemauhtilo? Cuix ic chocatinemoa?

Ca nemoa in tlalticpac, tecutica tlatocatica, piltiua, cuauhtiua ocelotiua. Auh ac in quitotica ca yuhcan in in tlalticpac? Ac in zan momiquiz iecotica? Ca tlaiua, ca nemitilo, necaltilo, tlatequi-panolo. Auh neciuatlanilo, tlapaliucatiua.

Auh in axcan, nochpuchtzé, tía vel xic caqui, tía xiquivianitta: Izca uncan in monantzin, in motecuiotzin, in ixillan, in itozcatlanpa otitzicueoac, otitlapan.

In mahan (noce) tixiuhtzintli, in mahan (noce) tiquiltzintli otiuali euac otixotlac oticuepon. In mahan noce oticochia, otiua-lizac.

Xi tlachia, xi tlacaqui, auh xi tlamati, iuhcan in in tlaltic-pac: Ma tinen, ma za tinen, ma acan tictoca. Quenin tinemiz? quen achi tictocaz? Mach vel ovican in tlalticpac, tetzauovican, no-chputzé, cocotzé, tepitzé.

Xic mati ca tetechcopa tivitz, ca tetechcopa otimoquixti, ca otepaltzinco otimotlacatili. Ca ti invitzio, ca ti inauaio in to-teuioan. In tech mocavilitivi in tetecutin, in tlatoque, in ye nachca on momaniltitivi, in oquipiaco in petlatl, in icpalli: auh in oqui-teyotico, in oquitauhcayotico in pillotl.

Xic caqui: Tía za cenca ni mitz melavili in ca tipilli. In tía zan xi motta titlazotli, in mazo ticiuatzintli, ti chalchiuitl, ti-teuxivitl. Ti pitzalo, ti mamaliuac, tiezyotl titlapallotl, tivitziotl, tiavayotl titetzon, titeizti, titetizcueuhca titetlapanca.

Auh inin: Axcan nimitz ilvia: Cuix cenca in ye timocaquitia? Cuix nelli mach tlalli tepalcatl ticocoloa? Cuix tlalli ixco tica? Ca ye quenteltzin timotlacaquiltia timotlachialtia: ma zan monevian tonmizolo.

Ma itla ic tiquimopinaualtili in toteuioan in tetecuhtin in tlatoque in tech mocavilitivi. Ma timaceoalti ma timomaceolaquixti ivin in tomonemitiz in tlalticpac intetloc in tenauac, ca nel ti-ciualtzintli.

Iz catqui in motequiuh in tic chiuaz: In ce ioual in cem ilhuitl xi tlateumati: miecpa ivictzinco x′elcicivi in Yoalli in Ehecatl. Xic tlaitlanili, xic notza, xic tzatzili ivictzinco, xi mazoa. Oc cenca in movetztian in mocochian: ma za velic cochiztli xic chiuhto.

Xi izateoa xi mocuitiuetzin in yoalli xelivi: momolicpi mo-tetepón ic xi tlacza; xi meutiquiza motolol momajcoch; Xic notza, xic tzatzili in tlacatl in totecuio in yehoatzin in ′Yoalli/ in Ehecatl. Ca mahaviltzitzinoa in ic yoaltica mitz caquiz, aun uncan mitz icnoittaz, uncan mitz macaz in tlein molhvil momaceoal.

Auh intla ca acualli molhvil momaceoal in yooaian timacoc in ic tapanoc in ipan tiyol in ipan titlacat, uncan cualtiaz iectiaz, quimicuepiliz in tlacatl in totecuio in tloque nauaque.

Auh in youalli xi quitzto xi meuhtiquiza xi mazouhteoa, xi popoxiuhteoa, xi mixamo, xi momatequi; xi mocamapaca, xic cui-tiuetzi in ochpan uaztli in ochpanalli intla xaqui, maca xi yaman-xitomaca xi tecamapac oc cenca yehuatl in tlenamactli: ma tic xic cauh ca ic tlaitlanililo in totecuyo ca itlaoculnonotzaloca.

Auh in ye yuhqui, in otimocencauh, ¿catle ic tic chiuaz? ¿catle ic tocontiuetziz mociauhtequiuh? ¿Cuix ye in atl in metlatl? ¿Cuix ye in malacatl in tzotzopaztli ? Vel xic itta in atl in tlacualli in quenin ye cavi, in quenin muchiua, in quenin yectia quenami in cualli atl in cualli tlacualli.

Quenami in mitoa "tetonalli" in ye yehuatl in imaxca in intech pouhqui in totecuioan in tlatoque in ic mito moteneuh "te-tonal", tlatocatlacualli, tlatocaatl, tecpillacualli: mimati atl, mimati tlacualli.

Vel xonmixtli, vel xon mitzayana, vel xon mopacho in quenin chiualo ca ic timonemitiz auh ca ic timotlalpializ. Auh ic titlazotiz. In tlaza nen ha neyocol cana mitz mopovili totecuyo. In at ye timalivi icnotecpillotl. Auh ye yehoatl vel xic itta, vel xon mopacho, in vel ye ciuatequitl: in malacatl in tzotzaopaztli.

Vel xonmixtzayana quenin tultecatl, quenin amantecatl, quenin tlatlamachicuiloua, quenin tlatlapalpoa, quenin tlatlapala-quia in mopitzitziuan uan in motecuiotzitzihuan, in totecuioan, in ciuapipiltin. Quenin nexyiotilo, quenin necuatzomalo, quenin neoc-tacatilo. Vel xon mixti, vel xon mopacho: ma timonenma, ma timo-nencauh, auh ma timoxicauh.

Axcanpa cualcan, auh oc cualcan, ca oc chalchiuitl, ca oc teuxivitl in moyollo. Ca oc itztica, ca ayatle quitlacoa, ca oc itzti-ca ca ayacampa itzcalivi; ca oc motquitica ca oc mactica, aya tle ne-neliuhqui. Auh iuan oc tóncate in teuantin otimitztolinique, ca tel ic tlamani in tlalticpac. Cuix iui itolo ca oquimitalhvi ca oqui-motlalili in totecuio in nexinacholoz in netlapilviloz tlalticpac.

Oc tóncate oc tomatian, oc ic aya oalvetzi in icauhtzin in itetzin totecuio. Auh ayamo tonmiqui, ayamo tonpolivi, ¿cenca tle ticmomachitia, noxocoyove, cocotze, tepitzintle? In otech tlati totecuio, ic tepaltzinco timonemitiz ca amo molvil, ca amo monemac in quilitl, in cuauitl, in chilzotl, in iztatapalcatl, in tequixtlaltzin tequiauatlan ticquequetzas, ca tipilli. Vel xon mixti in malacatl in tzotzopaztli in atl in tlacualli.

Iz aza nen o ha neyol ayac tlacatencopa, acá mitz mapilviz, motech tlatoz. Intla ca atle veliz ¿quen nenti? ¿Amo ic tiualixma-tlalozque? Auh intla otech motlatili in totecuio, ¿amo ic tonteputz comonilozque, amo mictlanpa ic tonayozque? Auh in teuatl, ¿amo cuauitl, amo tetl ticmoliniliz? ¿Motlan ticmicuaniliz ?

¿Auh intla ye uel xon mixti no uncan on can vitz teauiztli? Amo no cenca nen tepaltzinco timotitimalotiez, timixipatlauhtiez, tahatlamatiez iuhquin ma cuapetlapan ocelopetlapan tiez, vel ticma-manatiez, in mochimal, aceh in ma ixquich teveveli in momac maniz. No uncan on mopaltzinco tiualtzotzonteconacocuizque titech ix patlacuaz. Auh ye tía catle vel ticchiua, ¿ach atitetemitl, a ye te in mitoa ayach ca timaltiz? Auh tía za quen mitz nequilia in totecuio in ipan in tlamantli.

Oc cenca iz catqui ic nimitznotza, ic nimitz tzatzilia, in tino-tlacachiual, in tinopiltzin: Ma cenca tle ticmati, ma tiquimavilquixti in totecuioan, in intechpa timoquixti. Ma teuhtli tlazulli ipan ticpixo in intlillo in intlapallo in pillotl.

Ma itla ic tic avilquixti, ma zan cuel tontlaelevi in tlalticpac, ma zan cuel tontlamatiznec, in mitoa in cuitlatitlan in tlazultitlan. Auh tía nel timocuepaz, ¿cuix teteutiz? Ma ye timiciuhcapolo.

Oc moyolic, oc cenca moyolic, vel xi moquetza intla iuh motlamachtiz totecuio, intla acá yuh quimitalviz motech tlatoz, ma tictlatlaz, ma tic xopeuh in ihiyotzin totecuio. O xic macui amo timocuiliz, amo on tlacxioaz, amo hetlacxioaz, amo timocuicuilitiez in mazo tehoantin in tipilhuaque, auh mazo tepaltzinco timotlacatili, amo ticpopouhtiez: ticmoyolitlacalviz in totecuio. Ic mitz motlaz in teuhtli in tlazulli, in avilnemilizyotl. Zan no yehoatl moque-queloz, monenequiz.

In ma zan tianquizco ma titlapatla ma titlatenonotz auh in ma xopan ma timotlattilia, ma tihiculmic in quinamicatzintli. In at vel ihiac in at nozo zan quenamicatzintli, ma tic ma xopech, ma yehoatl ca itlayoaltzin in totecuio. Intla ca xo cia moca maviltiz, ca nel moquequeloa mitz, on aviani mocuepaz.

Auh, iece, vel xi moquetza, vel xic itta in moyaouh, amo ac moca maviltiz, amo tic momacaz, in annenqui in quiquizca in mahaviltia, in telpuchtlaveliloc.

Amo no orne ei mixco mocpac matizque in otiquittac. In aquin amohuan amonehuan anmopopolivitizque. Ma tic cauh, xic tzitzqui itech xi mopilo, ma nel icnotlacatl ma nel icnocuauhtli, icnoocelotl, ma nel icnotiachcauh, in anozo icnotepiltzin, in aao ye tlaciaui, ma ic tiquihix.

Ca amech mimachiliz, amech mochichiviliz in totecuio in tehimatini, in teyocayani, intechichiuani.

O ixquich in in ni mitz on maca in noten in notlatol. In ic ivictzinco ixpantzinco ninoquixtia in totecuio. Azo cana tocon-tlatlazaz ca ye tehoatl tic mati. le ce ca nonequixtil nic chihua, nopuchtze, nopiltze. Tle ticmatcatzintli, ma mitz motlamatca tlalili in totecuio.

ULTIMO MENSAJE DE CUAUHTEMOC A SU IMPERIO EL DIA 12 DE AGOSTO DE 1521 DONDE DA UNA ORDEN Y UNA PROFESIA DONDE EL QUINTO SOL MURIO PERO REGRESARA EN FE



Nuestro sol se oculto
Nuestro sol desapareció su rostro
Y en completa oscuridad nos ha dejado
Pero sabemos que otra vez volverá
Que otra vez saldrá
Y nuevamente nos alumbrará
Pero mientras allá esté y la mansión del silencio permanezca
Muy prontamente reunámonos y estrechémonos

Y en el centro de nuestro ser ocultemos
Todo lo que nuestro corazón ama
Y que sabemos que es gran tesoro
Destruyamos nuestros recintos al principio creador
Nuestras escuelas nuestros campos de pelota
Nuestros recitos para la juventud
Nuestras casas para el canto y el juego
Que nuestros caminos queden abandonados
Y que nuestros hogares nos resguarden
Hasta cuando salga nuestro nuevo sol

Los papacitos y las mamacitas
Que nunca olviden guiar a sus jóvenes

Y hacer saber a sus hijos mientras vivan
Cuan buena ha sido
Hasta ahora nuestra amada madre tierra Anahuac

Al amparo y protección de nuestro destino
por nuestro gran respeto y buen comportamiento Confirmados por nuestros antepasados

Y que nuestros papacitos muy animosamente
Sembraron en nuestro ser

Ahora nosotros les encargamos a nuestros hijos
Que no olviden informar a sus hijos
Cuan buena será, como se levantara
Y alcanzara fuerza

Y cuan bien realizara su gran destino
Esto nuestra amada madre tierra Anahuac

La tradición oral atribuye a este poema como el ultimo mensaje del Tlahtokan (consejero de gobierno) de México Tenochtitlan

A conocer como Cuahutemoc como mandato de su ultimo acto el 12 de agosto de 1521 día Ze koatl (uno serpiente)

domingo, 19 de diciembre de 2010

Radaid - Protegido del sol.


Esto ha sido un gran descubrimiento, es una especie de regalo navideño, esas voces, esa conjunción de instrumentos ofreciendo esta armonía, música cargada de erotismo, de sensualidad, de ternura, es como el rocío de la mañana, de verdad, es hermoso, me alegra tanto saber que en México se construyen opciones auditivas tan completas y complejas, espero les guste como a mí, es un placer saber que gente joven construye así el futuro, con los sentidos, con pasión, con amor, con esperanza.
Alejandro.
Radaid - Shine HQ

__________________
Shine
Wake up alone, missing your voice,
I could stay alone tonight, Like old days
Kill the silence in my eyes,
and don´t speak until we shine,
like old days.
yeah

Ten masi masi laikinasira, dankina ale kari
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina alei kari
Ten masi masi laikinasira, dankina ale kari
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina alei kari

Wake up alone, missing your voice,
I could stay alone tonight, Like old days
Kill the silence in my eyes,
and don´t speak until we shine,
like old days.

Ten masi masi laikinasira, dankina ale kari
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina alei kari
Ten masi masi laikinasira, dankina ale kari
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina alei kari ...(x7)

Wake up alone, missing your voice,
I could stay alone tonight.

Kill the silence in my eyes,
and don´t speak until we shine.
__________________
Shine
Despierta solo, falta tu voz,
Podría quedarme solo esta noche, Como en los viejos tiempos
Mata el silencio en mis ojos,
y no hablar hasta que brille,
como los viejos tiempos.


Diez laikinasira masi masi, kari dankina cerveza
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina Alei kari
Diez laikinasira masi masi, kari dankina cerveza
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina Alei kari

Despierta solo, falta tu voz,
Podría quedarme solo esta noche, Como viejos tiempos
Mata el silencio en mis ojos,
y no hablar hasta que brille,
como los viejos tiempos.

Diez laikinasira masi masi, kari dankina cerveza
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina Alei kari
Diez laikinasira masi masi, kari dankina cerveza
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina Alei kari ... (x7)

Despierta solo, falta tu voz,
Podría quedarme solo esta noche.

Mata el silencio en mis ojos,
y no hablan hasta que brille.

Shine
Despierta solo, falta tu voz,
Podría quedarme solo esta noche, Como viejos tiempos
Mata el silencio en mis ojos,
y no hablar hasta que brille,
como los viejos tiempos.


Diez laikinasira masi masi, kari dankina cerveza
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina Alei kari
Diez laikinasira masi masi, kari dankina cerveza
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina Alei kari

Despierta solo, falta tu voz,
Podría quedarme solo esta noche, Como viejos tiempos
Mata el silencio en mis ojos,
y no hablar hasta que brille,
como los viejos tiempos.

Diez laikinasira masi masi, kari dankina cerveza
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina Alei kari
Diez laikinasira masi masi, kari dankina cerveza
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina Alei kari ... (x7)

Despierta solo, falta tu voz,
Podría quedarme solo esta noche.

Mata el silencio en mis ojos,
y no hablan hasta que brille.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Mis otros abuelos


La música que me gusta me fue heredada por mis abuelos, estos llegaron del mar, trajeron su historia y con ella una comprensión de la vida, a mí en lo personal, siempre me ha gustado, acaso porque mi alma es como yo, vieja, muy vieja, por mis abuelos.

Esto es de Alfonso X el sabio, las Cantigas de Santa Maria - A Virgen Madre de Nostro Sennor.


Esto es de Al Andalus, de esa tierra que mientras en sus ciudades Cordoba y Toledo habia tolerancia, alumbrado público y drenaje, Paris y Londres no eran más que unas villas y las ovejas pastaban en el majestuoso Foro Romano.


Esto es de Sefarad, antes de la expulsión en 1492 de los judios, la apropiación de sus bienes y la nueva diaspora, por sus cristianas, compasivas y misericordiosas majestades, los Reyes Católico, loa padres de Juana la Loca y abuelos de y bisabuelos de tan dignos ancestros, Carlos I de España, V de Alemania y Felipe II, donde la voz se hizo poema "poderoso caballero es Don Dinero".



Esto es de Antonio Machado, Cantares y con esto creci alla por los años 70´s, mientras en los camiones (autobuses) iba con mis amigos de bachillerato, cantando y sintiendola como lo hago hasta el día de hoy, con los poros.

viernes, 10 de diciembre de 2010

30 años soñando como Lennon

John Lennon, es una de las imágenes más poderosas del siglo XX, aún recuerdo cuando me entere de su muerte, él era para mí, como creo que para muchos miles (¿millones?) de personas, me viene a la mente una película (creo que) Checoslavaca que se llamaba Yesterday, trataba sobre jóvenes que tenían que escuchar a escondidas a los Beatles, por que estaban prohibidos, pero ellos se identificaban con la música inicialmente y después con las letras.

Para mi Lennon era un ser demasiado real, capaz de ser irreverente, de ser temerario, de hacer estupideces, pero sobre todo, capaz de creer y vivir con firmeza por la no violencia, un ser humano que alegro la revolución y rompió paradigmas sobre la música burguesa, así para mi abrió puertas, que creían lo que yo quería decir, que amaba la vida y a Yoko, que construía la paz.

Les comparto ahora dos videos, uno sobre el asesinato de Lennon y el otro una de las canciones más explicitas y ad hoc a estos tiempos navideños y de terror, espero les gusten y recuerden que escuchar a Lennon puede ser más que oir, puede ser combatir, luchar, no permitir, no aceptar ninguna forma de violencia, de intolerancia, de discriminación.

Por la paz.

Alejandro


jueves, 9 de diciembre de 2010

El milagro - El Dolor - La esperanza



A mi madre, que un doce de diciembre de 1924 se le ocurrio nacer y gracias a Dios no se llama Guadalupe.

Este cuento lo escribí hace muchos años, cuando vivía en Santa Cruz de Juventino Rosas, ahí el 12 de diciembre se hace una gran fiesta popular, vienen campesinos de todas las comunidades, hay vendimia y en la iglesia se reza, los viejos con respeto, con solemnidad, con gran fe y fervor, en el atrio las bandas, trompetas y tambora, acaso una flauta, en el jardín central, hombres vestidos como mujeres, alegorías, senos y caderas inmensos, bailan, poco antes de las 12 de la noche, todo se va callando, el silencio cbre la noche y todos entran a la iglesia, ahí, de pronto, una luz ilumina el altar central donde se encuentra el icono de la virgen María de Guadalupe, es como si de pronto ella apareciera ante todos, se escucha la voz colectiva del asombro e inmediatamente los canto y los rezos, la misa ha iniciado, el milagro esta vivo.

Esa escena me impacto mucho y decidí escribir un cuento, solo que el texto original tiene cerca de 40 cuartillas, así que les dejo esta pequeña historia.
____________________________

El Dolor

“Dios te salve María, llena eres de gracia”, era como iniciaba la plegaria que tantas veces había escuchado, desde que los extranjeros llegaron la repetían una y otra vez y todos tenían que rezarla como si le rezaran a sus antiguos dioses.

“el Señor es contigo bendita eres entre todas la mujeres” Tantas veces lo había escuchado, pero él sabía muy bien que mientras la ciudad sufría hambre y destrucción, mientras la sangre encharcaba las calles, y todos le rezaban a los antiguos dioses, a aquellos que los llevaron desde tan lejos para construir la ciudad sobre un espejo, en el valle rodeados de bosques y montañas, mientras los dioses les habían dado el valor para unir a varias tribus, ahora que las mujeres eran usadas y que los extranjeros hacían lo que querían, era tan solo una mentira más, una mentira que no dejaba de asombrar como la decían, como si fuese una verdad.

“y bendito el fruto de tu vientre Jesús” Ellos dicen que hemos vuelto a nacer, ¿pero cómo podremos hacerlo? ¿si ellos han matado nuestro espíritu?, ¿si han marcado con hierros candentes nuestros cuerpos?, ¿si han encadenado nuestra alma y cuero, como podemos hacerlo?, antes escuchábamos las chirimías, los atabales y los caracoles, los guerreros danzaban y el copal ascendía suavemente llenando el aire del aroma de los dioses, de nuestro dioses, el Tlatoani presidia todo y nadie osaba mirarle el rostro, sentado sobre su magnifico equipal, ahora ya no hay baile, no hay canto, no hay flores.

“Santa María, madre de Dios ruega por nosotros los pecadores” La ciudad nueva, construida con los escombros de nuestra ciudad, sobre sus ruinas se va levantando rápidamente y ellos, los extranjeros son voraces, buscan el metal amarillo, el excremento de los dioses, con gran avidez y nos matan por el, pero ellos también se matan, se engañan, ese metal es más poderoso que su dios, por que por el pecan y por el viven y mueren.

“Ahora y en la hora de nuestra muerte” Nos negaron el Tlalocan y nos hacer saber inferiores, ya no somos señores en esta tierra, la tierra ahora tiene dueño, ya no somos nosotros, somos lo que ellos quieren que seamos, poco a coco dejaremos de ser para convertirnos en ellos, asi, poco a poco, mientras la ciudad nueva se lavanta nosotros nos volvemos fantasmas, sombras que se van desvaneciendo en el tiempo y en el olvido.

Amen

Por cierto, para quienes deseen conocer la fuente más antigua sobre el mito Guadalupano, lean el Nican Mopohua.

Algo que es importante resaltar es que la nacionalidad mexicana, solo existe en función de la Virgen de Guadalupe, sin ella no es posible concebir al menos los últimos doscientos años a la nación, el espíritu de México está atravesado de un extremo a otro por la idea de la Guadalupana, la madre (Tonatzín, Nanatzín), no es una cuestión de fe en términos de aceptación religiosa, sino en términos culturales, porque la gran piedra angular es la Virgen de Guadalupe, la cual es presente desde que Hidalgo la uso como estandarte hasta que Morelos la declara fiesta nacional en el documento fundacional de la jurisprudencia mexicana, “Los sentimientos de la nación”.

Por último, están los otros usos, la de esquilmar a los creyentes, que por cierto son siempre los pobres, acto que principalmente realizan los funcionarios eclesiásticos y los dignos caballeros que cristianamente usan y medra con la religiosidad y fe, pero hay otras y esas las imágenes son más que expresivas.

Alejandro / 2010

domingo, 5 de diciembre de 2010

Carta a Dios


Querido Dios, he decidido escribirte por que tengo tantas cosas que decirte.

Primero quisiera saber cómo decides las cosas, aunque supongo que eso no lo debo preguntar por qué eres omni-todo, pero es que no entiendo, seguramente con tantos universos y tantas creaciones que andas haciendo por ahí que no has de tener tiempo y bueno, hace tanto tiempo que nos creaste que seguramente encargaste las cosas de este planeta a algunos ángeles de tu divino gabinete.

Por que Dios, he de decirte que el ángel encargado de cuidar que no destruyamos el planeta está haciendo un pésimo trabajo, hacemos reuniones de todos los niveles, magnitudes y exquisiteces, asisten desde los gobernantes hasta los dueños del planeta, los empresarios y hablan y hablan y cuando descubren que nos estamos acabando el planeta deciden iniciar su recuperación, claro, mientras sus mezquinos intereses no se afecten, así que nos reunimos para discutir como salvarnos de nosotros mismos y no podemos lograr un acuerdo sobre la vida.

El ángel encargado de la paz, la armonía y la tolerancia ha de haberse ido de vacaciones, su trabajo es terrible, con solo decirte que hacemos guerras y más guerras y hay quienes, claro esta, con tu divino permiso, se hacen millonarios produciendo y vendiendo armas, así como quien es poderoso y se las entrega a su aliado, aunque este sea el propio demonio (quien por cierto, es tambien un ángel), eso sin considerar que las guerras tienen otros beneficios, por ejemplo, crean hambre, destrucción, depredación, rapiña, pero eso sí, sirven para evitar el crecimiento poblacional, fíjate que gastamos más en armas que en alimentos, medicinas y educación.

Ese mismo ángel ha hecho que la guerra no solo sea un negocio, sino una forma de vida, que bueno eres Dios al encargarnos con tan gran señor.

Ah!!! Y que te puedo decir del racismo, de la discriminación, eso sí que va muy bien, matamos, torturamos, humillamos a los que son diferentes, aunque sabes, yo creo que lo que sucede es que les tenemos miedo, por eso la homofobia, la misoginia, la intolerancia, ah!!! Gracias, muchas gracias, esto también ayuda a que seamos iguales a nosotros mismos.

Oye y los pobres, los ancianos y los niños que viven en las calles de nuestras hermosas y financieras naciones, dile al ángel encargado de eso que a ver si ya pone atención, a fin de cuentas, ellos también son tus hijos ¿o no?

Oye Dios y dicen los sabios, esos que tu has imbuido de tu logos (así se dice ¿verdad?) que estamos hechos a tu imagen y semejanza, así que nos parecemos, tanto tu como nosotros somos violadores, asesinos, ladrones, mentirosos y tantas, tantas cosas más que yo te pregunto ¿realmente eres así…?

Bueno Dios, ojala y algún día me contestes, pero por favor, no mandes a ningún político ni empresario a hablar conmigo, tampoco a militares ni policías, ni narcotraficantes, ni hedonistas, ni soberbios, solo mándame un ser humano, que no sea como tu ni como yo, solo un sencillo ser humano.

Te mando una oración y te pido una bendición, de preferencia con muchos sellos para poder usarla cuando me detengan o quieran despedirme o asesinarme por decir la verdad.

sábado, 4 de diciembre de 2010

La balada de Narayama


¿Qué vamos a hacer con nuestros ancianos en esta sociedad envejecida que no les deja sitio?

A Josefina, mi madre, quien estaba presente el día en que yo nací, al menos eso dice ella.

Esa es una gran pregunta, una sociedad donde los niños y los ancianos no caben, ambos son inútiles, en una sociedad hedonista que admira la juventud y desea beber de la fuente de Francisco de Orellana, una sociedad que no quiere crecer, que tiene miedo a mirarse vieja.

Así, el desprecio a la vida adquiere preeminencia.

¿Es eso lo que olvidamos? ¿No nos damos cuenta de que condenando a nuestros ancianos a ser abandonados y privados de todo en una montaña inaccesible, nosotros mismos nos condenamos a ella tarde o temprano? ¿Por qué vivimos con esa insistencia en olvidar que un día vamos a morir, y que antes de que eso ocurra, si llegamos a edades avanzadas, no hay razón alguna por que se nos prive de nuestra dignidad como seres humanos?

Alejandro.
___________________

La Balada de Narayama es un film que cuestiona esto, no desde la miseria espiritual de la sociedad occidental, sino desde el principio de la solidaridad, de la sobrevivencia y de la preservación de la familia.

Orín, la abuela y más anciana de la casa del árbol, es decir, de la casa de la familia que lidera Tatsue (primogénito de ella), va a cumplir los setenta y está en perfecto estado. Pero para despejar camino, pues se trata de una sociedad donde sobrevive por subsistencia muy apurada, y ayudar de algún modo a su familia decide ir arrancándose ella misma los dientes; ya que según la creencia, los viejos que ya no tienen dientes han de ser dejados en la cima del monte Narayama, pues así lo desea el Dios de la montaña. A Tatsue no le queda otra que, al final, trasladar a su madre al monte, donde esta perecerá. El dilema que se le plantea a Orín es que si no se va, Kesaian -o Tatsue- no podrán tener otro hijo, otra mano fuerte de ayuda en el campo, y la posible complicación de la sucesión hereditaria.

Al cumplir los setenta años, su hijo Tatsuhei la carga para llevarla a Narayama. El tránsito es todavía más penoso que la propia vida en el pueblo. El gran logro es observar cómo Orin asume su destino, con qué grandeza, con qué humildad, como algo natural, como si ese traslado constituyese de hecho el momento de la expiración, y de hecho así es, o al menos un anticipo del mismo, y la mujer que yo vi en la residencia de ancianos, cargada en su silla como un bulto inanimado, poseía esa misma serenidad, esa sabiduría repleta de certezas.

Al ver la película, en el trayecto de Orin hacia el lugar de su abandono y muerte, nos damos cuenta también de que para ese pueblo el cumplimiento de este rito bárbaro e inútil constituye uno de sus principales rasgos de comunidad, el abandono de los mayores para destinar los alimentos y el espacio que éstos ocuparían a los más jóvenes y a los niños que son el futuro, y que algún día serán llevados también a la montaña.

Ficha técnica: Japón, 1983. Director: Shoei Imamura. Productores: Jiro Tomoda, Goro Kusakawe. Guión: Shohei Imamura, basado en las historias de Shichirô Fukazawa. Música: Shinichirô Ikebe. Fotografía: Masao Tochizawa. Montaje: Hakime Okayasu. Duración: 130 min. Intérpretes: Ken Ogata (Tatsuhei), Sumiko Sakamoto (Orin), Takejo Aki (Tamayan), Tonpei Hidari (hermano de Tatsuhei), Seiji Kurasaki (Kesakichi), Kaoru Shimamori (Tomekichi).

Existe una versión anterior de esta misma historia y con el mismo título, Narayama bushiko (1958) de Keisuke Kinoshita, de la que parece que la que nos ocupa es básicamente un remake. Desconozco esta versión, parece ser que rodada a imitación del teatro Tabuchi.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Sara Pérez de Madero



Isidro Fabela escribe la “HISTORIA DIPLOMÁTICA DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA (1910 - 1914)”.
Aquí transcribo lo que enfrento una mujer que con Elena Arizmendi funda la Cruz Blanca Neutral y que después del asesinato de su esposo, Francisco I. Madero, sufrió el exilio por tres años, primero en cuba y después en Nueva York, recibió una pensión de $30.00 mensuales que el Gobierno de la Republica le dio, así vivió 40 años Doña Sara Pérez de Madero, su féretro se cubrió con una cruz blanca que decía “POR LA HUMANIDAD”.

LAS TRIBULACIONES DE LA FAMILIA MADERO. ENTREVISTA DE DOÑA SARA CON WILSON
La madre, la esposa y las hermanas del Presidente caído gestionaban, de puerta en puerta, la salvación, ocultos, en lugar seguro, porque de otro modo habrían sido encarcelados, por pronta providencia, don Francisco Madero, padre, y don Ernesto Madero, tío del Apóstol.

En continua diligencia las nobles señoras iban y venían de la casa de España, de la de Cuba, de la del Brasil, de la de Chile, de la del Japón, esta última, hasta entonces, asilo piadoso de la conturbada familia. Cada hora, fracasado un plan, intentaban otro; aquí, acudían buscando consejo, allá, una mano protectora; y en todos lados el desaliento y el pesimismo o el miedo, las rechaza ...

Los amigos huían disfrazados, ya en los trenes o a la montaña; o hurtaban el cuerpo a la borrasca en algún sótano apartado, en la mísera buhardilla o en rincones y agujeros del suburbio; y no había jueces, ni abogados, ni otras leyes que el sable tinto en sangre, el espía, el delator y el tenebroso esbirro.

Las señoras de la católica aristocracia que imploraban a Madero la vida de Félix Díaz, ¿por qué no exigen ahora de Félix Díaz la vida de Madero?

Y la ilustre familia, que encuentra cerradas las puertas y sordos los corazones, va de una Legación a otra y sólo mantienen activa su esperanza unos pocos ministros extranjeros que se estrellan en la cálida inquina de míster Wilson .

En la tarde del 20 de febrero, la señora esposa de Madero, acompañada de una de sus cuñadas, se dirigió a la Embajada americana a solicitar del embajador Lane Wilson que interpusiera su influencia para salvar al Presidente y al Vicepresidente. El embajador, que estaba bajo la influencia del alcohol, recibió fríamente a la señora Madero, contentándose con protestarle vagamente que tenía seguridad de que Madero no sería fusilado.

El embajador: Vuestro marido no sabía gobernar; jamás pidió ni quiso escuchar mis consejos ...

No cree que sea Madero degollado; pero no le sorprende que expíe Pino Suárez en el cadalso la tacha inmortal de sus virtudes ...

La señora Madero: ¡Oh, eso, imposible! Mi esposo preferiría morir con él ...

El embajador: Y, sin embargo, Pino Suárez no le ha hecho sino daños ... Es un hombre que no vale nada; que con él nada habría de perderse ...

La señora de Madero: Pino Suárez, señor, es un bello corazón, un patriota ejemplar, un padre tierno, un esposo amante ...

El brusco diálogo se prolonga, y no tiene míster Wilson una palabra de alivio ... ¿Pedir él la libertad del señor Madero, interesarse por Pino Suárez? Huerta hará lo que mejor convenga ... La expatriación por Veracruz ofrecía peligros; ¿por qué no se logra en Tampico? El embajador, inexorable.

La señora de Madero: Otros ministros se esfuerzan por evitar una catástrofe. El de Chile, el de Brasil, el de Cuba.

El embajador (sonriendo con crueldad): No ... tienen ... influencia ...
Convencida la señora Madero de que la suerte de su marido estaba ya decidida y de que sus súplicas al embajador serían completamente ociosas, suplicó a éste que trasmitiera a Taft un telegrama firmado por la madre del Presidente. El embajador, fríamente, repuso que ese mensaje era innecesario. Sin embargo, lo tomó y se lo echó al bolsillo. Ese mensaje fue recibido, según veremos después, en la Casa Blanca.

Si el Presidente Taft se hubiera dirigido a su embajador, quizá hubiera salvado la vida de Madero y Pino Suárez; pero como de este hecho no existe constancia, su responsabilidad histórica en el caso resulta muy grave. Más tarde, a su llegada a La Habana, la señora Madero dirigió de nuevo un mensaje a Taft preguntándole si había recibido el telegrama. Taft no contestó. Este segundo telegrama fue sin duda recibido en Washington cuando ya Taft había dejado de ser Presidente. Pero ¿y el primero? No era el telegrama de un político, era de una madre que pedía por la vida de su hijo.

Ese mismo día, el diputado Luis Manuel Rojas había enviado un telegrama semejante a Taft, pidiéndole que intercediera por la vida de Madero y Pino Suárez, y ese telegrama había sido prontamente contestado por el secretario de Estado Knox.

Rojas había telegrafiado como masón; la señora Madero lo había hecho como madre.

LA VIUDA RECLAMA EL CADÁVER DE SU ESPOSO
El ministro de Cuba, después de brindar en la Embajada de los Estados Unidos, el 22 de febrero de 1913, por la gloria de Jorge Washington, se encerró en su despacho a trabajar, que tenía cien informes y oficios pendientes, mucho asunto en examen y mucho problema en estudio; montañas de papeles; expedientes y firmas y sellos que aguardaban y cartas y telegramas pidiendo turno; y mediada la noche, al parecer tranquila, dióse el ministro blandamente al sueño, reclamándole descanso las magulladuras del cuerpo y del espíritu y la prolongada vigilia

¿Qué pasa? ... Un sirviente llama desde fuera de la alcoba. ¿Ocurre algo? .... Despierta el ministro y se yergue sobre las almohadas. El sirviente avisa que la señora Madero quiere hablar por el teléfono desde la casa del Japón. ¿Es tarde? Las siete de una fría mañana. Corre la esposa del ministro al receptor y escucha el desolado ruego:

¡Señora, por Dios; al ministro que averigüe si anoche hirieron a mi marido! ¡Es preciso que yo lo sepa, señora!

Y no podía la del ministro consolarla, desmintiendo aquella versión, piadoso anticipo de una dolorosa realidad, porque, en ese mismo instante su doncella le mostraba todo el ancho del periódico El Imparcial, en grandes letras rojas, la noticia del martirio ...

Transcurre escasamente una hora. Y el ordenanza, él, partidario de Félix Díaz, también emocionado anuncia que aguardan en el salón la señora Madero y su cuñada, la señorita Mercedes. Un mes antes, el mismo ordenanza anunciaba, con distinta emoción, a la señora del Presidente de la República, radiante de felicidad que honraba, en amable visita, a sus señores bajo las armas de Cuba ...

La esposa regresa viuda, y en vez de la gracia regia lleva un manto negro y arrasados de lágrimas los ojos. No puede explicar lo que pasa; y es tal su angustia y tan extraordinario el espanto de su alma, que habla y luego calla y se estremece. Nos mira y tiembla, con temblor de todo su cuerpo ... Es el pesar que la levanta en un suspiro y la deja caer en un lamento ... como ahogados en el llanto sus sentidos; y cubre con el húmedo pañuelo su rostro desencajado; y solloza, en queja, una orden, una súplica:

Quiero ver a mi marido, que me entreguen su cadáver, quiero llevarlo a su tierra de San Pedro, donde nadie lo traicionaba, y darle sepultura con mis propias manos y vivir sola, junto a su tumba ...

La señora del ministro le prodiga sus cuidados y procura apaciguar la excitación de sus nervios.

Inmensa es la desventura que la arrebata, señora; pero es también inmensa la resignación cristiana y eterna la misericordia del cielo ...

- Hemos ido a la Penitenciaría -exclama la señorita Mercedes entre gemidos- y la guardia nos prohibió la entrada. En seguida acudimos a Blanquet, y penetramos a su despacho. ¡Qué diferencia! Hace dos semanas ¡nos habría recibido de rodillas! No se atrevió a negarnos el permiso escrito; pero de vuelta a la Penitenciaría, la soldadesca arrebata el papel y nos rechaza. ¡Asesinos! ¡Traidores! Fue el grito que se escapó de mi garganta ... ¡Sí, asesinos, traidores, miserables!

- Necesito ver el cadáver de mi marido -interrumpe la viuda, caminando de un extremo a otro de la sala-, contemplar su rostro; persuadirme así de que es a él a quien sus protegidos han asesinado. Yo quiero su cadáver, es mío, me pertenece, nadie puede disputármelo ...

Y en tono de súplica, anegada de nuevo en llanto, añade:

- Ministro, pídalo usted ahora mismo, sin pérdida de tiempo.

El ministro: En estas circunstancias, en medio del incendio, la única influencia positiva la tiene el embajador ...

La señora de Madero: No, no ... del embajador no quiero nada, no me nombre usted al embajador ... él es el culpable lo mismo que los otros ...

Al cabo cede. Ella quiere ver a su marido; ¡quiere verlo de todos modos! ...

Bueno, ministro, sí, el embajador ... pero usted, no yo ... usted!

Y ésta es la carta que en el acto remitimos a míster Wilson:

Legación de la República de Cuba.

México, febrero 23 de 1913.

Mi querido señor embajador:

La desdichada viuda del señor Madero se encuentra en la Legación de Cuba en los actuales tristísimos instantes; y me refiere que estuvo a solicitar del general Blanquet una orden para entrar en la Penitenciaría a ver el cadáver de su infortunado esposo; el general le dio la orden por escrito pero en la Penitenciaría no la respetaron, le arrebataron de la mano el papel y tuvo que retirarse. La señora Madero quiere, de cualquier modo, que le entreguen el cadáver de su marido para ella darle cristiana sepultura; y yo le ruego a V. E., Sr. embajador, en nombre de la piedad que la desventura y el dolor inmenso inspiran, y por la nobleza y generosidad del carácter de V. E. (?) (2), que interponga su influencia para que la señora Madero sea complacida.
Sólo V. E. podrá conseguirlo.
Lo saluda con su distinguida consideración, afectuosamente, S. S. y amigo.
M. Márquez Sterling.

Panteón Francés, Distrito Federal, Mexico
Nació: 25 Agosto 1870
Murió: 31 Julio 1952

Ah!!chinga,chinga,chinga...



Octavio Paz junto con Samuel Ramos y Carlos Fuentes son los que han escrito los textos son básicos para describir el alma del pueblo mexicano, en este caso quiero halar del Laberinto de la Soledad de Octavio Paz, por que el era un chingón y su libro es una chingoneria bien chingona, es decir, a toda madre.

El laberinto de la soledad es un estudio del mexicano, no del criollo ni el mestizo, no del indígena, ni el descendiente de padres o abuelos extranjeros, no del chilango o el jalisquillo, tampoco del jarocho ni del norteño: sino de todos ellos y muchos más. Su vigencia es impactante.

Rius pone en boca de Reuter Nopalzin la cita de Paz.


Hace un chingo de años,
los indios éramos unos chingones.
Cuauhtémoc fue el último chingón,
pero entonces llegó una chingaderita de gachupines
y los muy hijos de la chingada
hicieron tanta chingadera
que desde entonces nos llevó la chingada a todos
y vivimos en el chingado laberinto de la soledad...


Definición que esta de la chingada:
La chingada, como agravio verbal, logró traspasar siglos, colocándose en boca y pensamiento de todo mexicano hasta llegar a nuestros días y sin dar pie a duda alguna, pasará de boca en boca muchos siglos más. Esta especial palabra ha padecido contables conntaciones cambiando radicalmente su concepto original y generando nuevas palabras y superlativos.

Si bien en un principio era la chingada una fémina perpetrada sexualmente, tras el paso de algunas décadas esta idea cambió rotundamente. Transformóse la chingada aparentemente en un lugar recóndito, lejano, en un territorio de lo desconocido, comarca de lo nulo, un vago e impreciso sitio ubicado en ninguna parte(¡chingadamadre!), pero al que todo mexicano ha sido invitado a ir. La chingada, como lugar geográfico no existe, sinembargo, es una idea abstracta que solo tiene cabida en la imaginación del ser, como un desagradable y distante sitio.

Es esta última cognotación la más famosa de todas. Tras de sí creáronse otras tantas, manteniendo en ellas su espíritu injurioso, chingar o chingadera son fieles ejemplos de las mismas. El primero de ellas es un sinónimo de molestar o agravar, hacer perder el tiempo, tener relaciones sexuales con alguien sin el consentimiento del abusado(a) es otra de sus numerables conntaciones. (Se dice entonces que "el chingón" se "chingo" a la "chingada" sin el permiso de esta, por lo que el primero "ya chingó" y la segunda se "chinga".) Por otra parte "chingadera" hace referencia a cualquier objeto cuyo nombre es difícil recordar o bien cualquier instrumento de deficiente calidad.

Glosario de términos chingones (si fuera chingonés seria chino, ah! Verdad?):
*Denotando fraude.......... Me chingaron.
*Ignorancia.......... Sepa la chingada.
*Amenaza.......... Te voy a chingar.
*Prepotencia.......... Soy el más chingón.
*Distancia.......... Hasta la chingada.
*Desprecio.......... Vales pa´ pura chingada.
*Celos.......... Con quien chingados estabas?
*Inconformidad.......... Son chingaderas..!!
*Petición.......... Vete a la chingada de aquí.
*Calificativo.......... Chingaquedito.
*Hostilidad.......... Y tu quien chingados eres?
*Frustración.......... Ah que bien chingas..!!
*Terminal.......... Esto chingo a su madre..!!
*Incertidumbre.......... Y no nos irán a chingar?
*Certeza........... Ya nos chingaron..!!
*Advertencia.......... Síguele y te va a cargar la chingada.!!
*Incompetencia.......... No sé qué chingados hacer.
*Discreción.......... Chingao.
*Enojo.......... Que vaya y chingue a su madre.
*Compasión.......... Que chinga le arrimaron.
*Triunfalismo.......... Ya chingue.
*Derrotismo.......... Me chingaron.
*Humorismo.......... Está bien que chingues, pero a tu madre la respetas...!!!
*Despedida.......... Vamonos a la chingada.
*Chiste.......... Supiste a quien se chingaron ayer?
*Admiración.......... Ta chingon...!!!
*Antimodernista.......... Que chinguita con los celulares...!!
*Incredulidad.......... Ah!!chinga,chinga,chinga...
*Aburrimiento.......... Pos ah..!! que la chinga.
*Denotando un error.......... Esta de la chingada.

Actualmente se ha realizado un estupendo trabajo con la publicación del Chingonario, texto básico y que debería ser libro de texto, es más que un instrumento de definición es del uso cotidiano del verbo chingar en todos sus tiempos y formas expresado coloquialmente, en fin, les recomiendo su lectura y para ejemplo un botón:

Editorial Otras Inquisiciones

Anguatia - Angoisse - Mallarme


Hoy no vengo a vencer tu cuerpo, oh bestia llena
de todos los pecados de un pueblo que te ama,
ni a alzar tormentas tristes en tu impura melena
bajo el tedio incurable que mi labio derrama.

Pido a tu lecho el sueño sin sueños ni tormentos
con que duermes después de tu engaño, extenuada,
tras el telón ignoto de los remordimientos,
tú que, más que los muertos, sabes lo que es la nada.

Porque el Vicio, royendo mi majestad innata,
con su esterilidad como a ti me ha marcado;
pero mientras tu seno sin compasión recata

un corazón que nada turba, yo huyo, deshecho,
pálido, por el lúgubre sudario obsesionado,
¡con terror de morir cuando voy solo al lecho!
________________________________
Aujourd'hui, je ne viens pas à la conquête de votre corps, oh bête pleine
de tous les péchés d'un peuple qui vous aime
tempêtes d'augmenter ou de triste dans tes cheveux impurs
l'ennui incurable sous mes lèvres coule.

Demandez à votre lit et le sommeil sans rêves tourmente
que le sommeil après votre déception, épuisé,
inconnus dans les coulisses de remords,
Toi, plus que les morts, vous savez ce que c'est le néant.

Pour le vice, rongeant ma majesté innée
à l'infertilité comme vous en forme de moi;
mais tout votre cœur, sans compassion abaisse son

un cœur que rien ne dérange, je me suis enfui, brisé,
pâle, hanté par le linceul lugubre,
Avec la terreur de la mort quand je suis seul au lit!

Mi sueño - Mon rêve- Paul Verlaine


En lo particular, este poema tiene actualmente un significado que lo hace contundente, como suele serlo la tormenta, el mar y el amor, así que es solo para que yo recuerde los sueños son los caminos que los dioses toman y los ángeles son sus mensajeros, porque por lo general en mi vida lo contundente casi siempre ha sido doloroso y lleno de soledad, de ahí que solo es un sueño y son los dioses que se burlan nuevamente de mi…
__________________________________
Sueño a menudo el sueño sencillo y penetrante
de una mujer ignota que adoro y que me adora,
que, siendo igual, es siempre distinta a cada hora
y que las huellas sigue de mi existencia errante.

Se vuelve transparente mi corazón sangrante
para ella, que comprende lo que mi mente añora;
ella me enjuga el llanto del alma cuando llora
y lo perdona todo con su sonrisa amante.

¿Es morena ardorosa? ¿Frágil rubia? Lo ignoro.
¿Su nombre? Lo imagino por lo blando y sonoro,
el de virgen de aquellas que adorando murieron.

Como el de las estatuas es su mirar de suave
y tienen los acordes de su voz, lenta y grave,
un eco de las voces queridas que se fueron...
_______________________________________

Le sommeil du sommeil sont souvent simples et pénétrants
d'une femme inconnue que j'adore et qui m'adore,
que étant égales par ailleurs, est toujours différent toutes les heures
et suit les traces de ma vie errante.

Il devient clair mon cœur qui saigne
pour elle, y compris ce que j'ai mal à l'esprit;
elle essuie les larmes quand il pleure âme
et pardonne toutes tes sourire affectueux.

Est-il brûler brune? "Fragile blonde? Je ne sais pas.
Son nom? J'imagine que si doux et riche,
que du culte vierge personnes tuées.

Comme les statues, c'est le regard doux
et le son de sa voix lente et faible,
un écho de la voix qui leur étaient chers ...

jueves, 18 de noviembre de 2010

A los amigos que han caminado conmigo toda mi vida Arturo y Felipe


Hay espíritus que no envejecen a pesar del tiempo, a pesar de todos los caminos andados, por eso la memoria es relevante, porque ella guarda ese espíritu, a veces, cuando camino por lugares que recorrí hace años los veo cómo eran hace muchos años y de pronto recuerdo voces, caras, colores, olores sabores, deseos, anhelos, me veo a mi mismo, como si fuera una escena en off.

Hace poco, encontré este video de una película que vi cuando tenia como trece o catorce años, la vi varias veces, realmente me enamore de la joven, Aniceé Alvina, esto lo compartí con dos amigos que nos vemos y seguimos caminando en ciertas partes del camino juntos, más de cuarenta años, es mucho tiempo, demasiado y sin embargo ahí estamos Arturo, Felipe y yo en el cine Latino, hoy ese cine no existe, fue derribado para construir un edificio monstruoso, no por su arquitectura, que como una gran cantidad de estructuras modernas es fría, utilitaria, aséptica, inhumana, estructuras inmensas que más parecen la Metrópolis de Fritz Lang, sus habitantes esos seres agobiados, sin rostro, como en The Wall de Pink Floyd.

Por eso la memoria existe, no solo para recordar, sino para dar testimonio de que he vivido y compartido el camino.

Película friends 1971/ amigos
Música de Elton John
Aniceé Alvina y Sean Bury
Director Lewis Gilbert

miércoles, 17 de noviembre de 2010

1910-2010 cien años - I



Nosotros no luchamos por la santa de Cabora, luchamos por el derecho a decidir por nosotros mismos si es o no una santa, luchamos por ser nosotros los dueños de nuestro trabajo y de nuestras vidas.
Cruz Echeverría, Tomochic, Chihuahua – Tomochic, Heriberto Frias 1895, publicada en El Demócrata.

Me cuenta mi madre que mis abuelos, Concha y José nacieron ambos en 1900, ellos vivieron la guerra de la Revolución siendo niños, conocieron el sonido estruendoso de los cañones bombardeando inmisericordemente la ciudad, vieron las calles cubiertas de cadáveres que nadie se atrevía a levantar y los perros en festín, niños mendigando, eso vieron, pero las cosas habrían de cambiar.

Hoy a 100 años de distancia, la mitad de la población vive en pobreza, hay otra guerra en la cual todos somos victimas, el hambre sigue viva y la desesperanza le acompaña, 100 años donde una gran parte de la población no sabe leer ni escribir.

A 100 años, es importante mirar hacia atrás, no para recuperar ni por nostalgia, solo para entender y construir el futuro, por ello he buscado visiones de gente que no vivía, ni nació aquí, porque esta visión nos permite observar con mayor claridad ese pasado y pensar en el que hacer.

Deseo dejar el testimonio de tres cineastas y un breve documental del libro de John Keneth Turner “México Bárbaro”.

He dividido esta celebración en varias partes, la primera corresponde al México que no vemos pero que ahí esta y que incluye dos videos de Einsestein de “Que viva México”.

La segunda a John Keneth Turner autor de “México Bárbaro”

La tercera el libro de Jon Reed en el film de Paul Leduc, “Reed, México Insurgente”.

Y la última es parte del documental México, la revolución congelada, realizado en 1970 por el cineasta argentino Raymundo Gleyzer

Reed, México Insurgente.
En 1913, un año después de graduarse de la Universidad de Harvard, el joven periodista estadounidense John Silas Reed ( 1887-1920) cruzó la frontera y se adentró en el territorio mexicano para realizar un reportaje sobre la lucha armada de este país que había estallado durante un año y medio; luego del asesinato de Francisco I. Madero y el cuartelazo de Victoriano Huerta.

Se convivió en testigo de sangrientos combates, convivió con la tropa y se ganó la confianza de algunos jefes militares entre ellos la del legendario Francisco Villa. Como resultado esta aventura se convirtió en una reveladora y apasionante crónica de uno de los capítulos fundamentales de la revolución.

Director: Paul Leduc
Writers: Emilio Carballido, Carlos Castañón »
Actuación: Claudio Obregón, Eduardo López Rojas and Ernesto Gómez Cruz
Realización: 5 Enero 1973 (Mexico)

1910-2010 cien años - II


México Bárbaro. John Keneth Turner era un periodista gringo que en su momento este texto, fue una auténtica bomba que terminó desnudando, ante el mundo entero, pero principalmente ante la población norteamericana, al régimen de Porfirio Díaz.

Publicada en un inicio en la revista The American Magazine, por entregas, la serie de reportajes y comentarios que dan forma a este libro, de inmediato causó un enorme furor entre sus lectores norteamericanos que tenían otra imagen del régimen porfirista.

Desde la primera edición de este libro -hace menos de cuatro meses que fue impreso-, las dos profecías que contiene se han cumplido: Decía que México está a punto de iniciar una revolución en favor de la democracia y que los Estados Unidos intervendrán con fuerzas armadas, si es necesario, para sostener a Díaz o a un sucesor dispuesto, a continuar su asociación especial con el capital norteamericano.

En el momento de escribir estas líneas hay cerca de treinta mil soldados norteamericanos que patrullan la frontera mexicana, y barcos de guerra de los Estados Unidos navegan en la proximidad de puertos mexicanos. Aunque ni un solo soldado llegue a cruzar la línea, ni los barcos disparen un solo tiro, se trata de una intervención efectiva. El propósito declarado es el de aplastar la Revolución mediante el cierre de sus fuentes de aprovisionamiento; e impedir que los patriotas mexicanos residentes en los Estados Unidos vayan a luchar por la libertad de su país.

La acción de movilizar las tropas fue tomada por el presidente Taft sin tener en cuenta los deseos del pueblo norteamericano y sin ofrecer a éste las explicaciones debidas. La incautación por las tropas de los abastecimientos para la Revolución y el arresto de reclutas revolucionarios son contrarios no solamente a todas las tradiciones de libertad política sobre las que se supone que está basado este país, sino que son ilegales, criminales y punibles, con multa y prisión según las leyes de los Estados Unidos. No constituye violación de ninguna ley estatal o federal el enviar a México alimentos, ni aun armas y municiones, con la clara intención de venderlos a los revolucionarios. Sin la proclamación formal de la ley marcial, las autoridades militares no tienen el derecho de transgredir las leyes civiles, y si lo hacen están sujetas a multa y prisión por detención ilegal.

En la frontera no se ha proclamado la ley marcial; las autoridades militares a diario violan allí las leyes; pero las autoridades civiles están acobardadas, el pueblo está también acobardado y parece que las víctimas, mexicanas o norteamericanas, no obtienen compensación alguna. Por capricho del Ejecutivo se han subvertido la ley y la autoridad civil y, respecto a la situación mexicana, los Estados Unidos se han convertido en una dictadura militar tan siniestra e irresponsable como la del propio Díaz.

¿Y para qué se hizo todo esto? Para mantener una esclavitud más cruel que la que existió en nuestros Estados del Sur; para apoyar a una tiranía política cien veces más injusta que aquella contra la que lucharon nuestros hombres del 76. Si se permite que de este modo continúe la política de la administración de Taft, tales propósitos serán alcanzados. Hasta ahora la Revolución se ha retardado tanto que, aunque al fin gane, tendrán que morir muchos, hombres buenos y valientes que de otra manera podrían vivir. El objeto de este libro ha sido informar al pueblo norteamericano acerca de los hechos ocurridos en México con el fin de que pueda prepararse para impedir la intervención norteamericana contra una revolución cuya justicia es indiscutible.

Hasta ahora México bárbaro ha fracasado en su propósito. Pero, ¿fracasará al final? ¿Está el pueblo norteamericano tan esclavizado en espíritu como físicamente lo están los mexicanos? En México, la protesta armada es la única protesta posible. En los Estados Unidos todavía existe cierto grado de libertad de prensa y de palabra. Aunque con incontables trucos y engaños los gobernantes norteamericanos consigan sustraerse a la voluntad de la mayoría, ésta todavía puede protestar; y si la protesta es suficientemente ruidosa y sostenida, aún es capaz de hacer temblar a esos gobernantes. ¡Protesten, pues, contra el crimen de la intervención! Y si fuera necesario, para que los gobernantes escuchen, lleven esa protesta hasta la amenaza de una revolución aquí; la causa lo merece.
John Kenneth Turner

Los Ángeles, Cal., 8 de abril de 1911.

1910-2010 cien años - III


Serguei Mihailovich Einsestein filmo e los años 30´s “Que viva México”, el había filmado anteriormente “El acorazado Potiomkin”, quien la haya visto comprenderá que las imágenes de “Que viva México” hablan por si mismas, el primer video es un resumen de los truches, ya que nunca se logró armar la peliculera y Einsestein no llego a verla jamás, años después, allá por 1976 se hizo un presentación de esta a la cual asistí, creo que a partir de entonces solo se ha exhibido dos o tres veces en total, pareciera como si esta también, al igual que “El águila y la Serpiente” tuviera por destino el vivir enclaustrada en sus latas, pareciera que la verdad no nos hará libres porque el temor está vivo.

Esto dice la Wikipedia:
¡Que viva México! (en ruso: Да здравствует Мексика!) fue un proyecto fílmico inconcluso de Serguéi Eisenstein. La producción estuvo marcada por dificultades y finalmente abandonada. Jay Leyda y Ziba Voynow lo denominan su plan de filme más grande y su tragedia personal más grande.Eisenstein llega a México en diciembre de 1930, patrocinado por Upton Sinclair y su esposa Mary Kimbrough Sinclair.

El material original nunca fue montado. El material filmado ha sido reconstruido por otros bajo los títulos de Thunder Over Mexico, Eisenstein in Mexico, Death Day y Time in the Sun. En 1979 Grigori Aleksandrov, a partir de los storyboards originales de Eisenstein, compiló Da zdravstvuyet Meksika!, una aproximación al montaje que éste planeaba.

La estructura del filme, en la reconstrucción de Aleksandrov es de cuatro episodios, más un prólogo y un epílogo. El prólogo presenta imágenes alegóricas al México prehispánico. El episodio "Sandunga" recrea los preparativos de una boda indígena en Tehuantepec. "Fiesta" desarrolla el ritual de la fiesta brava, mientras que "Maguey" escenifica la tragedia de un campesino victimado por rebelarse en contra de su patrón. "Soldadera" (episodio no filmado) presentaría el sacrificio de una mujer revolucionaria. El epílogo, también conocido como "Día de muertos", se refiere al sincretismo de las distintas visiones que coexisten en México alrededor del tema de la muerte.

1910-2010 cien años - IV


México, la revolución congelada, realizado en 1970 por el cineasta argentino Raymundo Gleyzer
Este documental recién lo vi en el canal 22, estuvo prohibida por 36 años por Echeverría, de hecho es un documento fílmico inédito, nuevamente el miedo, el miedo a decir la verdad, el miedo a ser libres.
La Jornada dice el 22 de febrero del 2007: el documental México, la revolución congelada, realizado en 1970 por el cineasta argentino Raymundo Gleyzer secuestrado y desaparecido por la dictadura de su país en 1976, arranca con imágenes de la parafernalia priísta en la campaña presidencial del que fue poderoso secretario de Gobernación, Luis Echeverría. En el periodo que va entre las matanzas de Tlatelolco (1968) y del jueves de Corpus (1971), registra la decadencia de la "revolución institucional" del PRI en su quinta década de poder, recorre el empobrecido sureste mexicano y concluye con el sello de sangre del 2 de octubre de 1968.

Gleyzer, cineasta militante, reconocido por las nuevas generaciones de realizadores como "el padre del cine piquetero", fue en su fructífera etapa frente a las cámaras, el impulsor del documental entendido como "un arma para la revolución socialista". Hoy, la gente de cine en Argentina celebra en su honor el Día del Documentalista el 27 de mayo, fecha de su secuestro.

Persona non grata

En México, en su momento, Echeverría lo declaró persona non grata.

Pero hoy, su viuda Juana Sapire, que laboró como asistente y sonidista en muchas de sus producciones, está en México promoviendo el documental prohibido. "Porque gente como Raymundo muere, pero no desaparece; él está aquí nuevamente, a la orden".

En entrevista con La Jornada, Juana recuerda el estupor del equipo que hizo México, la revolución congelada cuando conoció la prohibición de su obra: "Raymundo quería saber por qué. Se fue a ver al consejero de la embajada mexicana, quien textualmente le dijo: todo lo que se dice en la película es verídico y cierto. Lo que pasa es que hace que México se vea mal".

Inicios de los 70. En América Latina cineastas como el brasileño Glauber Rocha, el chileno Miguel Littin, el boliviano Jorge Sanjinés y el cubano Santiago Alvarez se debatían entre hacer cine o hacer la revolución. En Argentina, Fernando Solanas había hecho, desde la perspectiva peronista, La hora de los hornos. Gleyzer quería dar un contrapeso desde otro punto de vista político.

En México eran tiempos de persecución y cárcel para la izquierda; umbrales de la guerra sucia; bancarrota, censura y autocensura para los creadores independientes. No se podía filmar sin permiso y vigilancia del gobierno. Leobardo López, director de El Grito, Oscar Meléndez, Felipe Cazals, Julio Priego grababan, pero no verían sus producciones sino años después.

El cineasta mexicano Paul Leduc, que entonces era un jovencito, hizo para el equipo argentino de productor, fixer, asesor y chofer. En Nueva York tenían un superproductor y protector, William Susman, también hombre de cine y todo un personaje, combatiente de la Brigada Lincoln que peleó por la República Española contra Francisco Franco.

Cuenta Juana Sapire: "Raymundo, que tenía 29 años apenas, invitó como camarógrafo para su proyecto a su maestro, la mejor cámara que había entonces en Argentina, Humberto El Negro Ríos. Su esposa María Vera, antropóloga, hizo la investigación. Yo hacía el sonido y Paul los contactos. Ese era nuestro staff".

Joven carismático y de ojo claro, Gleyzer encantó a Echeverría. El futuro presidente le dio todas las facilidades para grabar ¬y descubrir el revés de la trama¬ sus aparatosas giras de campaña, le cedió un sitio a su lado en su autobús e inclusive le prestó un helicóptero. Pero el equipo de Gleyzer, que poco después se incorporaría en su país como "brazo propagandístico y cultural" del Ejército Revolucionario del Pueblo Argentino, y fundaría el grupo Cine de la Base, tenía otro guión en mente. Muy otro, de hecho.

El pensamiento guevarista
Registró la campaña de un partido, el PRI, que detentaba "la ideología de la pancarta"; grabó el último primero de mayo de Gustavo Díaz Ordaz presidiendo el "desfile obrero" rigurosamente vigilado desde su balcón. Obtuvo una entrevista con el inefable Fidel Velázquez, a quien llama "traidor y gangsteril". Saca en pantalla al líder del PPS, Jorge Cruickshank, quien, con todo y patillas, justifica su adhesión "táctica" a la candidatura del hombre que ordenó la matanza de Tlatelolco en aras de avanzar "hacia el socialismo". Todo ello con el trasfondo de un guión leído por una voz en off del más puro corte guevarista.

El documental La revolución congelada es un típico producto de las izquierdas de los 70, panfletario, apasionado, no tan riguroso con los datos históricos. Habla de la "atomización" de la izquierda mexicana pero no menciona que en ese México sus organizaciones estaban proscritas y casi todos sus líderes estaban en prisión.

Después del repaso de la revolución mexicana, la película llega, al volante de un viejo auto que conduce el joven Leduc, al sureste mexicano. Años después, Leduc sería uno de los exponentes del cine independiente, con Mezquital; Reed: México Insurgente; Historias prohibidas de Pulgarcito y Frida, naturaleza viva.

El viaje al sureste es un momento luminoso en el documental. El equipo filma la mano de obra semiesclava de las haciendas yucatecas, que habla de su vida cotidiana. En una mansión del Paseo Montejo, en Mérida, una hacendada de casta divina se lamenta del declive de las plantaciones. "(Lázaro) Cárdenas trajo el mal a Yucatán", dice la oligarca que "sólo" posee 14 haciendas, de las más de 30 que alguna vez tuvo su familia.
"¿Y que tal sus trabajadores?", pregunta Gleyzer en off.
"Algo flojitos", responde la señora mientras se mece en su silla, ajena al destino que tienen sus palabras. "Ahí les pagamos para que no se mueran de hambre".

El equipo llega al entonces remoto San Juan Chamula, el sincretismo tzotzil, la escuelita bilingüe, el racismo y la demagogia del gobernador chiapaneco en turno.

Hoy, en Argentina, la figura de Gleyzer está plenamente reivindicada, sobre todo a partir del documental Raymundo, filmado en 2002 por Virna Molina y Ernesto Ardito. "Sí, ha sido reivindicado", admite Juana Sapire, pero acota: "no es suficiente poner una placa con su nombre en alguna sala si sus películas no se exhiben y circulan, si nadie quiere invertir en la preservación de su obra. Ahora yo tengo todo, las cintas, los documentos, las fotos. ¿Y cuando yo me muera? Andá a cantarle a Gardel..."

lunes, 15 de noviembre de 2010

Desde mi

Estos videos son de factura propia, los incluyo aquí solo para recordarme que alguna vez existi.

Alejandro.


domingo, 14 de noviembre de 2010

El fuego

Al fuego de la pasión, del deseo, al fuego que arde eternamente y nos consume e ilumina, al fuego

Alguna vez alguien me dijo sobre el destino, eso que sucede, después, me dijeron que el destino lo forjamos nosotros mismos, ahora se que el destino solo es la conclusión, el final, el camino electo, la opción de ser erectos como decía Aurelio es nuestra…solo nuestra.

Y también me dijeron sobre los sueños, una línea imaginaria, como el horizonte, entre más te acercas a ella más se aleja de ti.

Así y todo, por alguna vez me decidí a vivir…en espera de llegar aunque sea al lugar donde surgen los sueños.

El fuego:

La flor roja que calienta y devora, la flor que ilumina y da cocción, la flor que se levanta a veces vorazmente, a veces trémula, esa flor que sirve para guiar, una especie de polaris, esa llama que decimos eterna y sin embargo sucumbe, que se convierte en humo, nubes niño Guy, haciendo nubes y en ceniza, en simiente.

Acaso por eso el amor arde, es la llama que va consumiendo todo nuestro ser y nos va dejando nubes y cenizas.

Es la luz que calienta e ilumna en las noches en las cuales la luna se oculta para que los humanos no vea veamos como es amada.

Fuego que arde y quema cuerpos, fuego que redime y arrasa eternamente en el infierno, fuego, dualidad, calor y destrucción, braza y llama.
________________

Mi casa se estaba quemando y sólo podía salvar una cosa.
Decidí salvar el fuego.
No tengo dónde vivir pero el fuego vive en mí.
Y me defiende discretamente de todo lo impuro.
Mi futuro ya no es importante.
Sólo cuenta la intensidad del instante.

Jean Cocteau
_________________

Amor Brujo - Danza Ritual del Fuego
Canción del Fuego
Lo mismo que er fuego fatuo,
lo mismito es er queré.
Le juyes y te persigue,
le yamas y echa a corré.
¡Lo mismo que er fuego fatuo,
lo mismito es er queré!
Nace en las noches de agosto,
cuando aprieta la calor.
Va corriendo por los campos
en busca de un corasón...
¡Lo mismo que er fuego fatuo,
lo mismito es er queré!
¡Malhaya los ojos negros
que le alcanzaron a ver!
¡Malhaya er corasón triste
que en su yama quiso arder!
¡Lo mismo que er fuego fatuo
se desvanece er queré!

Danza y Canción de la Bruja Fingida (también conocida como Danza del juego de amor)
¡Tú eres aquél mal gitano
que una gitana quería!...
¡El querer que eya te daba,
tú no te lo merecías!...
¡Quién la había de decir
que con otra la vendías!...
¡No te acerques, no me mires,
que soy bruja consumá;
y er que se atreva a tocarme
la mano se abrasará!
¡Soy la voz de tu destino!
¡Soy er fuego en que te abrasas!
¡Soy er viento en que suspiras!
¡Soy la mar en que naufragas!
Final

(El toque de campanas anuncia un nuevo día y la reconciliación de los amantes)
¡Ya está despuntando er día!
¡Cantad, campanas, cantad!
¡que vuerve la gloria mía!

Música: Manuel de Falla.
Obra: Gregorio Martínez Sierra

_________________

El fuego es lo ultravivo.
Es íntimo y es universal.
Vive en nuestro corazón y en el cielo…
Brilla en el paraíso y quema en el infierno.
Es calidez y tortura, cocina y apocalipsis…
Es un dios tutelar, bueno y malo a la vez.

Gaston Bachelard

sábado, 13 de noviembre de 2010

El Dante


“Vuestra fama es como la flor, que tan pronto brota, muere, y la marchita el mismo sol que la hizo nacer de la tierra ingrata "

"El alma para amar ha sido creada, mas se complace en cosas pasajeras, cuando por los placeres es llamada."

"Me ató a sus brazos, con placer tan fuerte, que, como vez, ni aun muerta me abandona."

"Pronto se aprende a amar a un corazón gentil."

"Conocerás por experiencia lo salado del pan ajeno, y cuán triste es subir y bajar las escaleras en un piso ajeno."

"El vino siembra poesía en los corazones.

“Oh vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza “. (Inferno III:9).


Saludo a Beatriz de Dante Alighieri
“Tan honesta parece y tan hermosa
mi casta Beatriz cuando saluda,
que la lengua temblando queda muda
y la vista mirarla apenas osa.

Ella se va benigna y humillosa
y oyéndose loar, rostro no muda
y quien la mira enajenado duda
si es visión o mujer maravillosa.

Muéstrase tan amable a quien la mira
que al alma infunde una dulzura nueva
que solo aquél que la sintió la sabe”.


Alabanza de Beatriz de Dante Alighieri
“Lleva en sus ojos al amor sin dúdala
que embellece todo lo que mira;
y tal respeto su presencia inspira,
que el corazón le tiembla al que saluda.

Dobla él la faz que de color se muda
y sus defectos al sentir suspira;
huyen ante ella la soberbia e ira;
¡oh bellas, dadme en su loor ayuda!

Toda dulzura, toda venturanza
nace el alma del que hablar la siente;
mas, si en sus labios la sonrisa brilla,

se muestran tal, que ni la lengua alcanza
nunca a decir, ni a comprender la mente
tan nueva e increíble maravilla”.