sábado, 25 de diciembre de 2010

Navidad 2010



Cuando era niño me gustaba en las noches ver las luces del árbol, lo hacia todas las veces que podía, en ocasiones por toda la noche, aguardaba para el 25 de diciembre los regalos que Santa Claus me había traído, años después y hasta el día de hoy esta fecha dejo de poseer un significado especial, es un día como cualquier otro, más con mis hijos poníamos los adornos navideños, el árbol y el nacimiento (Belén), este era de barro pintado a mano y los adornos del árbol eran en su mayoría de palma y madera, no había Santa Claus pero si había regalos para los niños, ropa sobre todo, los Reyes Magos, que si llegaban, eran los encargados de los juguetes, yo espero que Constanza mi nieta también siga gustando de ver las luces del árbol encendidas por las noches y soñando cosas bonitas como todos los niños del mundo deben de tener el derecho a soñar.

Aunque es claro que la fecha del nacimiento de Jeshua ben José fue en otro año, mes y día y que esta fecha coincide sobre todo con las Saturnalias romanas tiene un significado particular para gran parte del mundo, en esta fecha se espera y desea la paz, el amor, la fraternidad, al menos por un memento recuperamos un poco de nuestra humanidad y quizá del espíritu del Divino Alfarero.

Hoy les comparto estos tres videos, uno es un villancico español (creo que son los más hermosos, algunos de ellos de Juan de la Encina del siglo XV un poco antes de que Colon descubriera lo que siempre estuvo ahí, antes de que los pueblos y dioses de estas tierras fueran vencidos, humillados y olvidados, en fin, los villancicos tienen la cualidad de ser por lo general de origen popular de ahí su nombre, música de los villanos que cantaban el nacimiento del salvador.

El segundo video es de J. S. Bach, quien compuso algunas de las cosas más hermosas para estos días y se interpretaban en varias catedrales.

El tercero es un video interpretado por unas hermosas mujeres que cantan como los antiguos celtas y que creo que los viejos y sabios Druidas estarían satisfechos de que aunque su religión no sobrevivió como tal lo hace a través de estas bellas voces.

Hoy les deseo no como cristiano (que no lo soy) sino como humano que tratemos de ser solidarios, que la fraternidad sea realidad y que la compasión, el amor y los sueños estén con cada ser humano en su mente y en su corazón.

Alejandro.





viernes, 24 de diciembre de 2010

Consejos del padre Mexica a su hija (antes del 13 de agosto de 1521)



Dentro de poco tiempo va a nacer mi nieta Constanza, esto no se lo dije a Karina mi hija, hoy lo dejo aquí para que los padres de mi nieta se lo digan y ella aprenda de sus antepasados.
________________________________
Es este un texto clásico que solían repetir los padres nahuas (mexicas, texcocanos, etc.) a sus hijas cuando llegaban a la edad de discreción. En las palabras del padre se transmitían los grandes ideales de la cultura de los antiguos mexicanos, presentados en forma asequible a la capacidad de la niña. No solamente como documento para conocer la cultura de los antiguos mexicanos, sino aun desde el punto de vista literario, el presente discurso posee valor extraordinaria.
__________________________________________
Aquí estás, mi hijita, mi collar de piedras finas, mi plumaje, mi hechura humana, la nacida de mí. Tu eres mi sangre, mi color, en ti está mi imagen. Ahora recibe, escucha: vives, has nacido, te ha enviado a la Tierra el Señor Nuestro, el Dueño del cerca y del junto, //el hacedor de la gente//, el inventor de los hombres.

Ahora que ya miras por ti misma, date cuenta. Aquí es de este modo: no hay alegría, no hay felicidad. Hay angustia, preocupación, cansancio. Por aquí surge, crece el sufrimiento, la preocupación.

Aquí en la Tierra es lugar de mucho llanto, lugar donde se rinde el aliento, donde es bien conocida la amargura y el abatimiento. Un viento como de obsidiana sopla y se desliza sobre nosotros.

Dicen que en verdad nos molesta el ardor del sol y del viento. Es este lugar donde casi perece uno de sed y de hambre. Asi es aquí en la Tierra.

Oye bien hijita mía: no hay lugar de bienestar en la Tierra, no hay alegría, no hay felicidad. Se dice que la Tierra es lugar de alegría penosa, de alegría que punza.

Así andan diciendo los viejos: //Para que no siempre andemos gimiendo, para que no estemos llenos de tristeza, el Señor Nuestro nos dió a los hombres la risa, el sueño, los alimentos, nuestra fuerza y nuestra robustez y finalmente el acto sexual, por el cual se hace siembra de gentes//.

Todo esto embriaga la vida en la Tierra, de modo que no se ande siempre gimiendo. Pero, aun cuando así fuera, si saliera verdad que sólo se sufre, si así son las cosas en la Tierra, ¿acaso por esto se habrá de estar siempre con miedo? ¿Hay que estar siempre temiendo? ¿Habrá que vivir llorando?

Porque, se vive en la Tierra, hay en ella señores, hay mando, hay nobleza, águilas y tigres. ¿Y quién anda diciendo siempre que así es en la Tierra ¿Quién anda tratando de darse la muerte? Hay afán, hay vida, hay lucha, hay trabajo. Se busca mujer, se busca marido.

Pero, ahora, mi muchachita, escucha bien, mira con calma: he aquí a tu madre, tu señora, de su vientre, de su seno te desprendiste, brotaste.

Como si fueras una yerbita, una plantita, así brotaste. Como sale la hoja, así creciste, floreciste. Como si hubieras estado dormida y hubieras despertado.

Mira, escucha, advierte, así es en la Tierra; no seas vana, no andes como quiera, no andes sin rumbo. ¿Cómo vivirás? ¿Cómo seguirás aquí por poco tiempo? Dicen que es muy dificil vivir en la Tierra, lugar de espantosos conflictos, mi muchachita, palomita, pequeñita.

Sé cuidadosa, porque vienes de gente principal, desciendes de ella, gracias a personas ilustres has nacido. Tú eres la espina y el brote de nuestros señores. Nos fueron dejando los señores, los que gobiernan, los cuales allá se fueron colocando en fila, los que vinieron a hacerse cargo del mando en el mundo; dieron renombre y fama a la nobleza.

Escucha: mucho te he dado a entender que eres noble. Mira que eres cosa preciosa, aun cuando seas tan sólo una mujercita. Eres piedra fina, eres turquesa. Fuiste forjada, taladrada, tienes la sangre, el color, eres brote y espina, cabellera, desprendimiento eres de noble linaje.

Todavía esto te voy a decir: ¿acaso no lo entenderás muy bien? ¿Todavía andas jugando con tierra y tepalcates? ¿Acaso todavía estás reposando en la tierra? En verdad un poco escuchas ya te das cuenta de las cosas; por tu propia cuenta vas cobrando experiencia.

Mira no te deshonres a tí misma, a nuestros señores, a los príncipes, a los gobernantes que nos precedieron. No te hagas como la gente del pueblo, no vengas a salir plebeya. En tanto que vivas en la Tierra, junto y al lado de la gente, sé siempre en verdad una mujercita.

He aquí tu oficio, lo que tendrás que hacer: durante la noche y durante el día, conságrate a las cosas de Dios, muchas veces piensa en el que es como la noche y el viento. Hazle súplicas, invócalo, llámalo, ruégale mucho cuando estés en el lugar donde duermes. Así se te hará gustoso el sueño.

Despierta, levántate a la mitad de la noche, póstrate con tus codos y tus rodillas, levanta tu cuello y tus hombros. Invoca, llama al Señor, a Nuestro Señor, a aquel que es como la noche y el viento. Será misericordioso, te oirá de noche, te verá entonces con misericordia, te concederá entonces aquello que mereces, lo que te está asignado.

Pero si fuera malo el merecimiento, la asignación que se te dieron cuando aún era de noche, la que te tocó al nacer, cuando viniste a la vida, con eso, con tus súplicas se hará buena, se rectificará: la modificará el Señor, el Señor Nuestro, el Dueño del cerca y del junto.

Y durante la noche está vigilante, levántate a prisa, extiende tus manos, extiende tus brazos, aderézate la cara, aséate las manos, lávate la boca, toma de prisa la escoba, ponte a barrer. No te estés dando gusto, no te pongas no más a calentar, lava la boca a los otros, has la incensación, no la dejes, porque así se obtiene de Nuestro Señor su misericordia.

Y hecho esto, cuando ya estés lista, ¿qué harás? ¿Cómo cumplirás tus deberes femeninos? ¿Acaso no prepararás la bebida, la molienda? ¿No tomarás el huso, la cuchilla del telar? Mira bien cómo quedan la bebida y la comida, cómo se hacen, cómo quedan buenas, cómo se hacen una buena comida y una buena bebida.

Estas cosas que de algún modo se llaman //las que pertenecen a las personas//, son las que corresponden a las señoras, a los que gobiernan, por esto se las llamó //cosas propias de las personas//, la comida propia de los que gobiernan, su bebida; sé diestra en preparar la bebida, en preparar la comida.

Pon atención, dedícate, aplícate a ver cómo se hace esto, así pasarás tu vida, así estarás en paz. Así serás valiosa. No sea que en vano alguna vez te envíe el infortunio el Señor Nuestro. Acaso crezca la pobreza entre los nobles. Míralo bien, abrázalo, que es oficio de mujer: el huso, la cuchilla del telar.

Abre bien los ojos para ver cómo es el arte tolteca, cuál el arte de las plumas, cómo bordan en colores, cómo se entreveran los hilos, cólo los tiñen las mujeres, las que son como tú, las Sedñoras Nuestras, las mujeres nobles. Cómo uden las telas, cómo se hace su trama, cómo se ajusta. Pon atención, aplícate, no seas vana, no te dejes vanamente, deja de ser degligente contigo misma.

Ahora es buen tiempo, todavía es buen tiempo, porque todavía hay en tu corazón un jade, una turquesa. Todavía está fresco, no se ha deteriorado, no se ha logrado, no se ha torcido nada. Todavía estamos aquí nosotros, nosotros tus padres, que te metimos aquí a sufrir, porque con esto se conserva el mundo. Acaso así se dice: así lo dejo dicho, así lo dispuso el Señor Nuestro que debe haber siempre, que debe haber generación en la Tierra.

Todavía aquí estamos, todavía en tiempo nuestro, aún no ha venido el palo y la piedra del Señor Nuestro. Todavía no morimos, todavía no perecemos, ¿qué es lo que piensas, niñita, palomita, muchachita? Cuando nos haya ocultado el Señor Nuestro, con la ayuda de otro podrás vivir, porque no es tu destino, no es tu don, vender yerbas, palos, sartas de chile, tiestos de sal, tierra de tequesquite, parada en la entrada de las casas porque tú eres noble. Adiéstrate en el huso, en la cuchilla del telar, en rpeparar bebidas y comidas.

Que nunca sea vano el corazón de alguien, nadie diga de ti, te señale con el dedo, hable de ti. Si nada sale bien, ¿cómo será tu fracaso? Por eso, ¿no vendremos nosotros a ser vituperados? Y si ya nos recogió el Señor Nuestro, ¿acaso por esto se nos vituperará por atrás, acso no seremos reprendidos en //la región de los muertos//? En cuanto a tí, ¿acaso no pondrás en movimiento en tu contra el palo y la piedra? ¿no harás que contra tí se dirijan?

Pero si atiendes, ¿también entonces podrá venir la reprensión? Tampoco seas ensalsada por otros en exceso, no ensanches tu rostro, no te ensoberbezcas, como si estuvieras en el estrado de las águilas y los tigres, como si estuvieras luciendo tu escudo, como si todo el escudo de Huitzilopochtli estuviera en tus manos. Como si gracias a ti estuvieras levantando la cabeza, y a nosotros nos acrecentaras el rostro. Pero si no haces nada, ¿no serás entonces como una pared de piedra, no se hablará de tí, apenas serás ensalzada? Pero sé en estas cosas como lo desea para tí el Señor Nuestro.

He aquí otra cosa que quiero inculcarte, que quiero comunicarte, mi hechura humana, mi hijita: sabe bien, no hagas quedar burlados a nuestros señores por quienes naciste. No les eches polvo y basura, no rocíes inmundicias sobre su historia, su tinta negra y roja, su fama.

No los afrentes con algo, no como quiera desees las cosas de la Tierra, no como quiera pretendas gustarlas, aquello que se llama las cosas sexuales y si no te apartas de ellas, ¿acaso será divina? Mejor fuera que perecieras pronto.

Ahora bien, con calma, con mucha calma, pon atención, si así lo ha de pensar el Señor Nuestro, si alguno hablara de tí, si se dice algo de tí, no lo desdeñes, no golpees con tu pie la inspiración del Señor Nuestro, acógela, no te retraigas, que no pase junto a tí dos o tres veces, no te andes haciendo la retraída, aunque nosotros te tengamos por hija, aun cuando por medio nuestro hayas nacido, no te envanezcas olvidando en tu corazón al Señor Nuestro. Así te arrojarías al polvo y la basura, a la vida de las mujeres públicas. Y entonces el Señor Nuestro se burlaría, obraría contigo como él quisiera.

No como si fuera en un mercado busques al que será tu compañero, no lo llames, no como en primavera lo estés vey ve, no andes con apetito de él. Pero, si tal vez tu desdeñas al que puede ser tu compañero, el escogido del Señor Nuestro, si lo desechas, no vaya a ser que de tí se burle, en verdad se burle de tí y te conviertas en mujer pública.

Pero prepárate, ve bien quién es tu enemigo, que nadie se burle de ti, no te entregues al vagabundo, al que te busca para darse placer, al muchacho perverso.

Que tampoco te conozcan dos o tres rostros que tú hayas visto. Quien quiera que sea tu compañero, vosotros, juntos, tendréis que acabar la vida. No lo dejes, agárrate a él, cuélgate de él aunque sea un pobre hombre, aunque sea sólo un aguilita, un tigrito, un infelíz soldado, un pobre noble, tal vez cansado, falto de bienes, no por eso lo desprecies.

Que a vosotros os vea, os fortalezca el Señor Nuestro, //el conocedor de los hombres//, el inventor de la gente, el hacedor de los seres humanos.

Todo esto te lo entrego con mis labios y mis palabras. Así, delante del Señor Nuestro cumplo con mi deber. Y si tal vez por cualquier parte arrojaras esto, tú ya lo sabes. He cumplido mi oficio, muchachita mía, niñita mía. Que seas felíz, que Nuestro Señor te haga dichosa.
____________________________

In piltzin huehuetlatolli itatzin

Ca nican tonca in tinopiltzin, in tinocozqui, in tinoquetzal, in tinotlacachiual, in tinotlatlacatilil. In tinezyo, in tinotlapallo, in tinoneiximachiliz.

A axcan tía xic cui, tía xic caqui: Ca otiyol, ca otitlacat, ca omitz almiualli in Totecuio, in Tloque Nauaque, in techioani, in teyocoyani in tlalticpac.

An axcan ca ye timotlachialtia, ca ye titlachia: In ic yuhcan, ca amo avialo, ca amo vellamacho. Ca toneua, ca chichinaco, ca tla-ciaua. Ca ompa on quiza, timalivi in in toneviztli, in chichinaquiztli.

An axcan in tlalticpac techochoctican, teellelaxitican, cococ teupouhqui macho. Auh itztic cecee ehecatl quiztoc, mopetzcotoc.

Nelli mach in tetech cecevi in tonalli, in hehecatl. Auh amicoyan tecuciooayan: za zan niman ie yuhea in.

Vel xic caqui, nochpuchtzé, nopiltzé: A yeccan in tlalticpac, amo pacoia amo vellamachoia. Zan mitoa ciuauhca pacoian, chichi-naca pacoian in tlalticpac.

Yuh conitotiui in vevetque: "In ic amo cemicac tichocatine-mizque, in ic amo titlaoculmiquizque in timaceualtin, yehuatl tech-momaquili in Totecuyo in vetzquiztli, in cochiztli, auh in ye tona-cayutl, in tochicauaca, in touapauaca, auh yequene ie yehoatl in tlalticpacayotl, in ic nepixolo.

Muchi quivinti in nemiliztli in tlalticpac, in ic ayac chocati-nemi. Auh mazo yuhcan, mazo nellivi, in yuh tlamani in tlalticpac, cuix ic caco, cuix ic nemauhtilo? Cuix ic chocatinemoa?

Ca nemoa in tlalticpac, tecutica tlatocatica, piltiua, cuauhtiua ocelotiua. Auh ac in quitotica ca yuhcan in in tlalticpac? Ac in zan momiquiz iecotica? Ca tlaiua, ca nemitilo, necaltilo, tlatequi-panolo. Auh neciuatlanilo, tlapaliucatiua.

Auh in axcan, nochpuchtzé, tía vel xic caqui, tía xiquivianitta: Izca uncan in monantzin, in motecuiotzin, in ixillan, in itozcatlanpa otitzicueoac, otitlapan.

In mahan (noce) tixiuhtzintli, in mahan (noce) tiquiltzintli otiuali euac otixotlac oticuepon. In mahan noce oticochia, otiua-lizac.

Xi tlachia, xi tlacaqui, auh xi tlamati, iuhcan in in tlaltic-pac: Ma tinen, ma za tinen, ma acan tictoca. Quenin tinemiz? quen achi tictocaz? Mach vel ovican in tlalticpac, tetzauovican, no-chputzé, cocotzé, tepitzé.

Xic mati ca tetechcopa tivitz, ca tetechcopa otimoquixti, ca otepaltzinco otimotlacatili. Ca ti invitzio, ca ti inauaio in to-teuioan. In tech mocavilitivi in tetecutin, in tlatoque, in ye nachca on momaniltitivi, in oquipiaco in petlatl, in icpalli: auh in oqui-teyotico, in oquitauhcayotico in pillotl.

Xic caqui: Tía za cenca ni mitz melavili in ca tipilli. In tía zan xi motta titlazotli, in mazo ticiuatzintli, ti chalchiuitl, ti-teuxivitl. Ti pitzalo, ti mamaliuac, tiezyotl titlapallotl, tivitziotl, tiavayotl titetzon, titeizti, titetizcueuhca titetlapanca.

Auh inin: Axcan nimitz ilvia: Cuix cenca in ye timocaquitia? Cuix nelli mach tlalli tepalcatl ticocoloa? Cuix tlalli ixco tica? Ca ye quenteltzin timotlacaquiltia timotlachialtia: ma zan monevian tonmizolo.

Ma itla ic tiquimopinaualtili in toteuioan in tetecuhtin in tlatoque in tech mocavilitivi. Ma timaceoalti ma timomaceolaquixti ivin in tomonemitiz in tlalticpac intetloc in tenauac, ca nel ti-ciualtzintli.

Iz catqui in motequiuh in tic chiuaz: In ce ioual in cem ilhuitl xi tlateumati: miecpa ivictzinco x′elcicivi in Yoalli in Ehecatl. Xic tlaitlanili, xic notza, xic tzatzili ivictzinco, xi mazoa. Oc cenca in movetztian in mocochian: ma za velic cochiztli xic chiuhto.

Xi izateoa xi mocuitiuetzin in yoalli xelivi: momolicpi mo-tetepón ic xi tlacza; xi meutiquiza motolol momajcoch; Xic notza, xic tzatzili in tlacatl in totecuio in yehoatzin in ′Yoalli/ in Ehecatl. Ca mahaviltzitzinoa in ic yoaltica mitz caquiz, aun uncan mitz icnoittaz, uncan mitz macaz in tlein molhvil momaceoal.

Auh intla ca acualli molhvil momaceoal in yooaian timacoc in ic tapanoc in ipan tiyol in ipan titlacat, uncan cualtiaz iectiaz, quimicuepiliz in tlacatl in totecuio in tloque nauaque.

Auh in youalli xi quitzto xi meuhtiquiza xi mazouhteoa, xi popoxiuhteoa, xi mixamo, xi momatequi; xi mocamapaca, xic cui-tiuetzi in ochpan uaztli in ochpanalli intla xaqui, maca xi yaman-xitomaca xi tecamapac oc cenca yehuatl in tlenamactli: ma tic xic cauh ca ic tlaitlanililo in totecuyo ca itlaoculnonotzaloca.

Auh in ye yuhqui, in otimocencauh, ¿catle ic tic chiuaz? ¿catle ic tocontiuetziz mociauhtequiuh? ¿Cuix ye in atl in metlatl? ¿Cuix ye in malacatl in tzotzopaztli ? Vel xic itta in atl in tlacualli in quenin ye cavi, in quenin muchiua, in quenin yectia quenami in cualli atl in cualli tlacualli.

Quenami in mitoa "tetonalli" in ye yehuatl in imaxca in intech pouhqui in totecuioan in tlatoque in ic mito moteneuh "te-tonal", tlatocatlacualli, tlatocaatl, tecpillacualli: mimati atl, mimati tlacualli.

Vel xonmixtli, vel xon mitzayana, vel xon mopacho in quenin chiualo ca ic timonemitiz auh ca ic timotlalpializ. Auh ic titlazotiz. In tlaza nen ha neyocol cana mitz mopovili totecuyo. In at ye timalivi icnotecpillotl. Auh ye yehoatl vel xic itta, vel xon mopacho, in vel ye ciuatequitl: in malacatl in tzotzaopaztli.

Vel xonmixtzayana quenin tultecatl, quenin amantecatl, quenin tlatlamachicuiloua, quenin tlatlapalpoa, quenin tlatlapala-quia in mopitzitziuan uan in motecuiotzitzihuan, in totecuioan, in ciuapipiltin. Quenin nexyiotilo, quenin necuatzomalo, quenin neoc-tacatilo. Vel xon mixti, vel xon mopacho: ma timonenma, ma timo-nencauh, auh ma timoxicauh.

Axcanpa cualcan, auh oc cualcan, ca oc chalchiuitl, ca oc teuxivitl in moyollo. Ca oc itztica, ca ayatle quitlacoa, ca oc itzti-ca ca ayacampa itzcalivi; ca oc motquitica ca oc mactica, aya tle ne-neliuhqui. Auh iuan oc tóncate in teuantin otimitztolinique, ca tel ic tlamani in tlalticpac. Cuix iui itolo ca oquimitalhvi ca oqui-motlalili in totecuio in nexinacholoz in netlapilviloz tlalticpac.

Oc tóncate oc tomatian, oc ic aya oalvetzi in icauhtzin in itetzin totecuio. Auh ayamo tonmiqui, ayamo tonpolivi, ¿cenca tle ticmomachitia, noxocoyove, cocotze, tepitzintle? In otech tlati totecuio, ic tepaltzinco timonemitiz ca amo molvil, ca amo monemac in quilitl, in cuauitl, in chilzotl, in iztatapalcatl, in tequixtlaltzin tequiauatlan ticquequetzas, ca tipilli. Vel xon mixti in malacatl in tzotzopaztli in atl in tlacualli.

Iz aza nen o ha neyol ayac tlacatencopa, acá mitz mapilviz, motech tlatoz. Intla ca atle veliz ¿quen nenti? ¿Amo ic tiualixma-tlalozque? Auh intla otech motlatili in totecuio, ¿amo ic tonteputz comonilozque, amo mictlanpa ic tonayozque? Auh in teuatl, ¿amo cuauitl, amo tetl ticmoliniliz? ¿Motlan ticmicuaniliz ?

¿Auh intla ye uel xon mixti no uncan on can vitz teauiztli? Amo no cenca nen tepaltzinco timotitimalotiez, timixipatlauhtiez, tahatlamatiez iuhquin ma cuapetlapan ocelopetlapan tiez, vel ticma-manatiez, in mochimal, aceh in ma ixquich teveveli in momac maniz. No uncan on mopaltzinco tiualtzotzonteconacocuizque titech ix patlacuaz. Auh ye tía catle vel ticchiua, ¿ach atitetemitl, a ye te in mitoa ayach ca timaltiz? Auh tía za quen mitz nequilia in totecuio in ipan in tlamantli.

Oc cenca iz catqui ic nimitznotza, ic nimitz tzatzilia, in tino-tlacachiual, in tinopiltzin: Ma cenca tle ticmati, ma tiquimavilquixti in totecuioan, in intechpa timoquixti. Ma teuhtli tlazulli ipan ticpixo in intlillo in intlapallo in pillotl.

Ma itla ic tic avilquixti, ma zan cuel tontlaelevi in tlalticpac, ma zan cuel tontlamatiznec, in mitoa in cuitlatitlan in tlazultitlan. Auh tía nel timocuepaz, ¿cuix teteutiz? Ma ye timiciuhcapolo.

Oc moyolic, oc cenca moyolic, vel xi moquetza intla iuh motlamachtiz totecuio, intla acá yuh quimitalviz motech tlatoz, ma tictlatlaz, ma tic xopeuh in ihiyotzin totecuio. O xic macui amo timocuiliz, amo on tlacxioaz, amo hetlacxioaz, amo timocuicuilitiez in mazo tehoantin in tipilhuaque, auh mazo tepaltzinco timotlacatili, amo ticpopouhtiez: ticmoyolitlacalviz in totecuio. Ic mitz motlaz in teuhtli in tlazulli, in avilnemilizyotl. Zan no yehoatl moque-queloz, monenequiz.

In ma zan tianquizco ma titlapatla ma titlatenonotz auh in ma xopan ma timotlattilia, ma tihiculmic in quinamicatzintli. In at vel ihiac in at nozo zan quenamicatzintli, ma tic ma xopech, ma yehoatl ca itlayoaltzin in totecuio. Intla ca xo cia moca maviltiz, ca nel moquequeloa mitz, on aviani mocuepaz.

Auh, iece, vel xi moquetza, vel xic itta in moyaouh, amo ac moca maviltiz, amo tic momacaz, in annenqui in quiquizca in mahaviltia, in telpuchtlaveliloc.

Amo no orne ei mixco mocpac matizque in otiquittac. In aquin amohuan amonehuan anmopopolivitizque. Ma tic cauh, xic tzitzqui itech xi mopilo, ma nel icnotlacatl ma nel icnocuauhtli, icnoocelotl, ma nel icnotiachcauh, in anozo icnotepiltzin, in aao ye tlaciaui, ma ic tiquihix.

Ca amech mimachiliz, amech mochichiviliz in totecuio in tehimatini, in teyocayani, intechichiuani.

O ixquich in in ni mitz on maca in noten in notlatol. In ic ivictzinco ixpantzinco ninoquixtia in totecuio. Azo cana tocon-tlatlazaz ca ye tehoatl tic mati. le ce ca nonequixtil nic chihua, nopuchtze, nopiltze. Tle ticmatcatzintli, ma mitz motlamatca tlalili in totecuio.

video

ULTIMO MENSAJE DE CUAUHTEMOC A SU IMPERIO EL DIA 12 DE AGOSTO DE 1521 DONDE DA UNA ORDEN Y UNA PROFESIA DONDE EL QUINTO SOL MURIO PERO REGRESARA EN FE



Nuestro sol se oculto
Nuestro sol desapareció su rostro
Y en completa oscuridad nos ha dejado
Pero sabemos que otra vez volverá
Que otra vez saldrá
Y nuevamente nos alumbrará
Pero mientras allá esté y la mansión del silencio permanezca
Muy prontamente reunámonos y estrechémonos

Y en el centro de nuestro ser ocultemos
Todo lo que nuestro corazón ama
Y que sabemos que es gran tesoro
Destruyamos nuestros recintos al principio creador
Nuestras escuelas nuestros campos de pelota
Nuestros recitos para la juventud
Nuestras casas para el canto y el juego
Que nuestros caminos queden abandonados
Y que nuestros hogares nos resguarden
Hasta cuando salga nuestro nuevo sol

Los papacitos y las mamacitas
Que nunca olviden guiar a sus jóvenes

Y hacer saber a sus hijos mientras vivan
Cuan buena ha sido
Hasta ahora nuestra amada madre tierra Anahuac

Al amparo y protección de nuestro destino
por nuestro gran respeto y buen comportamiento Confirmados por nuestros antepasados

Y que nuestros papacitos muy animosamente
Sembraron en nuestro ser

Ahora nosotros les encargamos a nuestros hijos
Que no olviden informar a sus hijos
Cuan buena será, como se levantara
Y alcanzara fuerza

Y cuan bien realizara su gran destino
Esto nuestra amada madre tierra Anahuac

La tradición oral atribuye a este poema como el ultimo mensaje del Tlahtokan (consejero de gobierno) de México Tenochtitlan

A conocer como Cuahutemoc como mandato de su ultimo acto el 12 de agosto de 1521 día Ze koatl (uno serpiente)
video

domingo, 19 de diciembre de 2010

Radaid - Protegido del sol.


Esto ha sido un gran descubrimiento, es una especie de regalo navideño, esas voces, esa conjunción de instrumentos ofreciendo esta armonía, música cargada de erotismo, de sensualidad, de ternura, es como el rocío de la mañana, de verdad, es hermoso, me alegra tanto saber que en México se construyen opciones auditivas tan completas y complejas, espero les guste como a mí, es un placer saber que gente joven construye así el futuro, con los sentidos, con pasión, con amor, con esperanza.
Alejandro.
Radaid - Shine HQ

__________________
Shine
Wake up alone, missing your voice,
I could stay alone tonight, Like old days
Kill the silence in my eyes,
and don´t speak until we shine,
like old days.
yeah

Ten masi masi laikinasira, dankina ale kari
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina alei kari
Ten masi masi laikinasira, dankina ale kari
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina alei kari

Wake up alone, missing your voice,
I could stay alone tonight, Like old days
Kill the silence in my eyes,
and don´t speak until we shine,
like old days.

Ten masi masi laikinasira, dankina ale kari
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina alei kari
Ten masi masi laikinasira, dankina ale kari
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina alei kari ...(x7)

Wake up alone, missing your voice,
I could stay alone tonight.

Kill the silence in my eyes,
and don´t speak until we shine.
__________________
Shine
Despierta solo, falta tu voz,
Podría quedarme solo esta noche, Como en los viejos tiempos
Mata el silencio en mis ojos,
y no hablar hasta que brille,
como los viejos tiempos.


Diez laikinasira masi masi, kari dankina cerveza
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina Alei kari
Diez laikinasira masi masi, kari dankina cerveza
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina Alei kari

Despierta solo, falta tu voz,
Podría quedarme solo esta noche, Como viejos tiempos
Mata el silencio en mis ojos,
y no hablar hasta que brille,
como los viejos tiempos.

Diez laikinasira masi masi, kari dankina cerveza
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina Alei kari
Diez laikinasira masi masi, kari dankina cerveza
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina Alei kari ... (x7)

Despierta solo, falta tu voz,
Podría quedarme solo esta noche.

Mata el silencio en mis ojos,
y no hablan hasta que brille.

Shine
Despierta solo, falta tu voz,
Podría quedarme solo esta noche, Como viejos tiempos
Mata el silencio en mis ojos,
y no hablar hasta que brille,
como los viejos tiempos.


Diez laikinasira masi masi, kari dankina cerveza
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina Alei kari
Diez laikinasira masi masi, kari dankina cerveza
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina Alei kari

Despierta solo, falta tu voz,
Podría quedarme solo esta noche, Como viejos tiempos
Mata el silencio en mis ojos,
y no hablar hasta que brille,
como los viejos tiempos.

Diez laikinasira masi masi, kari dankina cerveza
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina Alei kari
Diez laikinasira masi masi, kari dankina cerveza
ina opuna puna leikinasira, lekina sekina Alei kari ... (x7)

Despierta solo, falta tu voz,
Podría quedarme solo esta noche.

Mata el silencio en mis ojos,
y no hablan hasta que brille.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Mis otros abuelos


La música que me gusta me fue heredada por mis abuelos, estos llegaron del mar, trajeron su historia y con ella una comprensión de la vida, a mí en lo personal, siempre me ha gustado, acaso porque mi alma es como yo, vieja, muy vieja, por mis abuelos.

Esto es de Alfonso X el sabio, las Cantigas de Santa Maria - A Virgen Madre de Nostro Sennor.


Esto es de Al Andalus, de esa tierra que mientras en sus ciudades Cordoba y Toledo habia tolerancia, alumbrado público y drenaje, Paris y Londres no eran más que unas villas y las ovejas pastaban en el majestuoso Foro Romano.


Esto es de Sefarad, antes de la expulsión en 1492 de los judios, la apropiación de sus bienes y la nueva diaspora, por sus cristianas, compasivas y misericordiosas majestades, los Reyes Católico, loa padres de Juana la Loca y abuelos de y bisabuelos de tan dignos ancestros, Carlos I de España, V de Alemania y Felipe II, donde la voz se hizo poema "poderoso caballero es Don Dinero".



Esto es de Antonio Machado, Cantares y con esto creci alla por los años 70´s, mientras en los camiones (autobuses) iba con mis amigos de bachillerato, cantando y sintiendola como lo hago hasta el día de hoy, con los poros.

viernes, 10 de diciembre de 2010

30 años soñando como Lennon

John Lennon, es una de las imágenes más poderosas del siglo XX, aún recuerdo cuando me entere de su muerte, él era para mí, como creo que para muchos miles (¿millones?) de personas, me viene a la mente una película (creo que) Checoslavaca que se llamaba Yesterday, trataba sobre jóvenes que tenían que escuchar a escondidas a los Beatles, por que estaban prohibidos, pero ellos se identificaban con la música inicialmente y después con las letras.

Para mi Lennon era un ser demasiado real, capaz de ser irreverente, de ser temerario, de hacer estupideces, pero sobre todo, capaz de creer y vivir con firmeza por la no violencia, un ser humano que alegro la revolución y rompió paradigmas sobre la música burguesa, así para mi abrió puertas, que creían lo que yo quería decir, que amaba la vida y a Yoko, que construía la paz.

Les comparto ahora dos videos, uno sobre el asesinato de Lennon y el otro una de las canciones más explicitas y ad hoc a estos tiempos navideños y de terror, espero les gusten y recuerden que escuchar a Lennon puede ser más que oir, puede ser combatir, luchar, no permitir, no aceptar ninguna forma de violencia, de intolerancia, de discriminación.

Por la paz.

Alejandro
video

video

jueves, 9 de diciembre de 2010

El milagro - El Dolor - La esperanza



A mi madre, que un doce de diciembre de 1924 se le ocurrio nacer y gracias a Dios no se llama Guadalupe.

Este cuento lo escribí hace muchos años, cuando vivía en Santa Cruz de Juventino Rosas, ahí el 12 de diciembre se hace una gran fiesta popular, vienen campesinos de todas las comunidades, hay vendimia y en la iglesia se reza, los viejos con respeto, con solemnidad, con gran fe y fervor, en el atrio las bandas, trompetas y tambora, acaso una flauta, en el jardín central, hombres vestidos como mujeres, alegorías, senos y caderas inmensos, bailan, poco antes de las 12 de la noche, todo se va callando, el silencio cbre la noche y todos entran a la iglesia, ahí, de pronto, una luz ilumina el altar central donde se encuentra el icono de la virgen María de Guadalupe, es como si de pronto ella apareciera ante todos, se escucha la voz colectiva del asombro e inmediatamente los canto y los rezos, la misa ha iniciado, el milagro esta vivo.

Esa escena me impacto mucho y decidí escribir un cuento, solo que el texto original tiene cerca de 40 cuartillas, así que les dejo esta pequeña historia.
____________________________

El Dolor

“Dios te salve María, llena eres de gracia”, era como iniciaba la plegaria que tantas veces había escuchado, desde que los extranjeros llegaron la repetían una y otra vez y todos tenían que rezarla como si le rezaran a sus antiguos dioses.

“el Señor es contigo bendita eres entre todas la mujeres” Tantas veces lo había escuchado, pero él sabía muy bien que mientras la ciudad sufría hambre y destrucción, mientras la sangre encharcaba las calles, y todos le rezaban a los antiguos dioses, a aquellos que los llevaron desde tan lejos para construir la ciudad sobre un espejo, en el valle rodeados de bosques y montañas, mientras los dioses les habían dado el valor para unir a varias tribus, ahora que las mujeres eran usadas y que los extranjeros hacían lo que querían, era tan solo una mentira más, una mentira que no dejaba de asombrar como la decían, como si fuese una verdad.

“y bendito el fruto de tu vientre Jesús” Ellos dicen que hemos vuelto a nacer, ¿pero cómo podremos hacerlo? ¿si ellos han matado nuestro espíritu?, ¿si han marcado con hierros candentes nuestros cuerpos?, ¿si han encadenado nuestra alma y cuero, como podemos hacerlo?, antes escuchábamos las chirimías, los atabales y los caracoles, los guerreros danzaban y el copal ascendía suavemente llenando el aire del aroma de los dioses, de nuestro dioses, el Tlatoani presidia todo y nadie osaba mirarle el rostro, sentado sobre su magnifico equipal, ahora ya no hay baile, no hay canto, no hay flores.

“Santa María, madre de Dios ruega por nosotros los pecadores” La ciudad nueva, construida con los escombros de nuestra ciudad, sobre sus ruinas se va levantando rápidamente y ellos, los extranjeros son voraces, buscan el metal amarillo, el excremento de los dioses, con gran avidez y nos matan por el, pero ellos también se matan, se engañan, ese metal es más poderoso que su dios, por que por el pecan y por el viven y mueren.

“Ahora y en la hora de nuestra muerte” Nos negaron el Tlalocan y nos hacer saber inferiores, ya no somos señores en esta tierra, la tierra ahora tiene dueño, ya no somos nosotros, somos lo que ellos quieren que seamos, poco a coco dejaremos de ser para convertirnos en ellos, asi, poco a poco, mientras la ciudad nueva se lavanta nosotros nos volvemos fantasmas, sombras que se van desvaneciendo en el tiempo y en el olvido.

Amen

Por cierto, para quienes deseen conocer la fuente más antigua sobre el mito Guadalupano, lean el Nican Mopohua.

Algo que es importante resaltar es que la nacionalidad mexicana, solo existe en función de la Virgen de Guadalupe, sin ella no es posible concebir al menos los últimos doscientos años a la nación, el espíritu de México está atravesado de un extremo a otro por la idea de la Guadalupana, la madre (Tonatzín, Nanatzín), no es una cuestión de fe en términos de aceptación religiosa, sino en términos culturales, porque la gran piedra angular es la Virgen de Guadalupe, la cual es presente desde que Hidalgo la uso como estandarte hasta que Morelos la declara fiesta nacional en el documento fundacional de la jurisprudencia mexicana, “Los sentimientos de la nación”.

Por último, están los otros usos, la de esquilmar a los creyentes, que por cierto son siempre los pobres, acto que principalmente realizan los funcionarios eclesiásticos y los dignos caballeros que cristianamente usan y medra con la religiosidad y fe, pero hay otras y esas las imágenes son más que expresivas.

Alejandro / 2010

domingo, 5 de diciembre de 2010

Carta a Dios


Querido Dios, he decidido escribirte por que tengo tantas cosas que decirte.

Primero quisiera saber cómo decides las cosas, aunque supongo que eso no lo debo preguntar por qué eres omni-todo, pero es que no entiendo, seguramente con tantos universos y tantas creaciones que andas haciendo por ahí que no has de tener tiempo y bueno, hace tanto tiempo que nos creaste que seguramente encargaste las cosas de este planeta a algunos ángeles de tu divino gabinete.

Por que Dios, he de decirte que el ángel encargado de cuidar que no destruyamos el planeta está haciendo un pésimo trabajo, hacemos reuniones de todos los niveles, magnitudes y exquisiteces, asisten desde los gobernantes hasta los dueños del planeta, los empresarios y hablan y hablan y cuando descubren que nos estamos acabando el planeta deciden iniciar su recuperación, claro, mientras sus mezquinos intereses no se afecten, así que nos reunimos para discutir como salvarnos de nosotros mismos y no podemos lograr un acuerdo sobre la vida.

El ángel encargado de la paz, la armonía y la tolerancia ha de haberse ido de vacaciones, su trabajo es terrible, con solo decirte que hacemos guerras y más guerras y hay quienes, claro esta, con tu divino permiso, se hacen millonarios produciendo y vendiendo armas, así como quien es poderoso y se las entrega a su aliado, aunque este sea el propio demonio (quien por cierto, es tambien un ángel), eso sin considerar que las guerras tienen otros beneficios, por ejemplo, crean hambre, destrucción, depredación, rapiña, pero eso sí, sirven para evitar el crecimiento poblacional, fíjate que gastamos más en armas que en alimentos, medicinas y educación.

Ese mismo ángel ha hecho que la guerra no solo sea un negocio, sino una forma de vida, que bueno eres Dios al encargarnos con tan gran señor.

Ah!!! Y que te puedo decir del racismo, de la discriminación, eso sí que va muy bien, matamos, torturamos, humillamos a los que son diferentes, aunque sabes, yo creo que lo que sucede es que les tenemos miedo, por eso la homofobia, la misoginia, la intolerancia, ah!!! Gracias, muchas gracias, esto también ayuda a que seamos iguales a nosotros mismos.

Oye y los pobres, los ancianos y los niños que viven en las calles de nuestras hermosas y financieras naciones, dile al ángel encargado de eso que a ver si ya pone atención, a fin de cuentas, ellos también son tus hijos ¿o no?

Oye Dios y dicen los sabios, esos que tu has imbuido de tu logos (así se dice ¿verdad?) que estamos hechos a tu imagen y semejanza, así que nos parecemos, tanto tu como nosotros somos violadores, asesinos, ladrones, mentirosos y tantas, tantas cosas más que yo te pregunto ¿realmente eres así…?

Bueno Dios, ojala y algún día me contestes, pero por favor, no mandes a ningún político ni empresario a hablar conmigo, tampoco a militares ni policías, ni narcotraficantes, ni hedonistas, ni soberbios, solo mándame un ser humano, que no sea como tu ni como yo, solo un sencillo ser humano.

Te mando una oración y te pido una bendición, de preferencia con muchos sellos para poder usarla cuando me detengan o quieran despedirme o asesinarme por decir la verdad.

sábado, 4 de diciembre de 2010

La balada de Narayama


¿Qué vamos a hacer con nuestros ancianos en esta sociedad envejecida que no les deja sitio?

A Josefina, mi madre, quien estaba presente el día en que yo nací, al menos eso dice ella.

Esa es una gran pregunta, una sociedad donde los niños y los ancianos no caben, ambos son inútiles, en una sociedad hedonista que admira la juventud y desea beber de la fuente de Francisco de Orellana, una sociedad que no quiere crecer, que tiene miedo a mirarse vieja.

Así, el desprecio a la vida adquiere preeminencia.

¿Es eso lo que olvidamos? ¿No nos damos cuenta de que condenando a nuestros ancianos a ser abandonados y privados de todo en una montaña inaccesible, nosotros mismos nos condenamos a ella tarde o temprano? ¿Por qué vivimos con esa insistencia en olvidar que un día vamos a morir, y que antes de que eso ocurra, si llegamos a edades avanzadas, no hay razón alguna por que se nos prive de nuestra dignidad como seres humanos?

Alejandro.
___________________

La Balada de Narayama es un film que cuestiona esto, no desde la miseria espiritual de la sociedad occidental, sino desde el principio de la solidaridad, de la sobrevivencia y de la preservación de la familia.

Orín, la abuela y más anciana de la casa del árbol, es decir, de la casa de la familia que lidera Tatsue (primogénito de ella), va a cumplir los setenta y está en perfecto estado. Pero para despejar camino, pues se trata de una sociedad donde sobrevive por subsistencia muy apurada, y ayudar de algún modo a su familia decide ir arrancándose ella misma los dientes; ya que según la creencia, los viejos que ya no tienen dientes han de ser dejados en la cima del monte Narayama, pues así lo desea el Dios de la montaña. A Tatsue no le queda otra que, al final, trasladar a su madre al monte, donde esta perecerá. El dilema que se le plantea a Orín es que si no se va, Kesaian -o Tatsue- no podrán tener otro hijo, otra mano fuerte de ayuda en el campo, y la posible complicación de la sucesión hereditaria.

Al cumplir los setenta años, su hijo Tatsuhei la carga para llevarla a Narayama. El tránsito es todavía más penoso que la propia vida en el pueblo. El gran logro es observar cómo Orin asume su destino, con qué grandeza, con qué humildad, como algo natural, como si ese traslado constituyese de hecho el momento de la expiración, y de hecho así es, o al menos un anticipo del mismo, y la mujer que yo vi en la residencia de ancianos, cargada en su silla como un bulto inanimado, poseía esa misma serenidad, esa sabiduría repleta de certezas.

Al ver la película, en el trayecto de Orin hacia el lugar de su abandono y muerte, nos damos cuenta también de que para ese pueblo el cumplimiento de este rito bárbaro e inútil constituye uno de sus principales rasgos de comunidad, el abandono de los mayores para destinar los alimentos y el espacio que éstos ocuparían a los más jóvenes y a los niños que son el futuro, y que algún día serán llevados también a la montaña.

Ficha técnica: Japón, 1983. Director: Shoei Imamura. Productores: Jiro Tomoda, Goro Kusakawe. Guión: Shohei Imamura, basado en las historias de Shichirô Fukazawa. Música: Shinichirô Ikebe. Fotografía: Masao Tochizawa. Montaje: Hakime Okayasu. Duración: 130 min. Intérpretes: Ken Ogata (Tatsuhei), Sumiko Sakamoto (Orin), Takejo Aki (Tamayan), Tonpei Hidari (hermano de Tatsuhei), Seiji Kurasaki (Kesakichi), Kaoru Shimamori (Tomekichi).

Existe una versión anterior de esta misma historia y con el mismo título, Narayama bushiko (1958) de Keisuke Kinoshita, de la que parece que la que nos ocupa es básicamente un remake. Desconozco esta versión, parece ser que rodada a imitación del teatro Tabuchi.