domingo, 14 de noviembre de 2010

El fuego

Al fuego de la pasión, del deseo, al fuego que arde eternamente y nos consume e ilumina, al fuego

Alguna vez alguien me dijo sobre el destino, eso que sucede, después, me dijeron que el destino lo forjamos nosotros mismos, ahora se que el destino solo es la conclusión, el final, el camino electo, la opción de ser erectos como decía Aurelio es nuestra…solo nuestra.

Y también me dijeron sobre los sueños, una línea imaginaria, como el horizonte, entre más te acercas a ella más se aleja de ti.

Así y todo, por alguna vez me decidí a vivir…en espera de llegar aunque sea al lugar donde surgen los sueños.

El fuego:

La flor roja que calienta y devora, la flor que ilumina y da cocción, la flor que se levanta a veces vorazmente, a veces trémula, esa flor que sirve para guiar, una especie de polaris, esa llama que decimos eterna y sin embargo sucumbe, que se convierte en humo, nubes niño Guy, haciendo nubes y en ceniza, en simiente.

Acaso por eso el amor arde, es la llama que va consumiendo todo nuestro ser y nos va dejando nubes y cenizas.

Es la luz que calienta e ilumna en las noches en las cuales la luna se oculta para que los humanos no vea veamos como es amada.

Fuego que arde y quema cuerpos, fuego que redime y arrasa eternamente en el infierno, fuego, dualidad, calor y destrucción, braza y llama.
________________

Mi casa se estaba quemando y sólo podía salvar una cosa.
Decidí salvar el fuego.
No tengo dónde vivir pero el fuego vive en mí.
Y me defiende discretamente de todo lo impuro.
Mi futuro ya no es importante.
Sólo cuenta la intensidad del instante.

Jean Cocteau
_________________
video
Amor Brujo - Danza Ritual del Fuego
Canción del Fuego
Lo mismo que er fuego fatuo,
lo mismito es er queré.
Le juyes y te persigue,
le yamas y echa a corré.
¡Lo mismo que er fuego fatuo,
lo mismito es er queré!
Nace en las noches de agosto,
cuando aprieta la calor.
Va corriendo por los campos
en busca de un corasón...
¡Lo mismo que er fuego fatuo,
lo mismito es er queré!
¡Malhaya los ojos negros
que le alcanzaron a ver!
¡Malhaya er corasón triste
que en su yama quiso arder!
¡Lo mismo que er fuego fatuo
se desvanece er queré!

Danza y Canción de la Bruja Fingida (también conocida como Danza del juego de amor)
¡Tú eres aquél mal gitano
que una gitana quería!...
¡El querer que eya te daba,
tú no te lo merecías!...
¡Quién la había de decir
que con otra la vendías!...
¡No te acerques, no me mires,
que soy bruja consumá;
y er que se atreva a tocarme
la mano se abrasará!
¡Soy la voz de tu destino!
¡Soy er fuego en que te abrasas!
¡Soy er viento en que suspiras!
¡Soy la mar en que naufragas!
Final

(El toque de campanas anuncia un nuevo día y la reconciliación de los amantes)
¡Ya está despuntando er día!
¡Cantad, campanas, cantad!
¡que vuerve la gloria mía!

Música: Manuel de Falla.
Obra: Gregorio Martínez Sierra

_________________

El fuego es lo ultravivo.
Es íntimo y es universal.
Vive en nuestro corazón y en el cielo…
Brilla en el paraíso y quema en el infierno.
Es calidez y tortura, cocina y apocalipsis…
Es un dios tutelar, bueno y malo a la vez.

Gaston Bachelard
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario