miércoles, 21 de abril de 2010

Casas de cartón - Alí Primera


En el año 2000 una persona ubicada en el 10 por ciento más pobre de la población contaba con un ingreso promedio mensual 32 veces menor al de una persona ubicada en el 10 por ciento más rico. Si el ingreso del 10 por ciento más pobre creciera a una tasa similar a la observada en los países asiáticos más exitosos durante las últimas décadas –es decir, en alrededor de 5 por ciento anual- le tomaría 72 años llegar al nivel de riqueza que el 10 por ciento más rico del país tenía en el año 2000. Si en lugar de 5 por ciento el crecimiento fuera de 3 por ciento, lo cual está más cerca de las tasas registradas en México en los años de mayor crecimiento, tomaría 118 años.

En el año 2000, México era la economía número 10 del mundo. Pero por otra parte, en el mismo año, según cifras oficiales, el 24.2 por ciento de la población contaba con un ingreso inferior al necesario para adquirir una alimentación adecuada (pobreza alimentaria), es decir, $15.4 y $20.9 pesos diarios por persona en zonas rurales y urbanas, respectivamente. El adulto promedio en el 10 por ciento de la población con mayores ingresos en el país gasta esta misma cantidad diaria en tabaco, y gasta el doble cada día en perfumes y bebidas alcohólicas.

De manera similar, un porcentaje 7.7 por ciento adicional al de la población que no contaba con un ingreso adecuado para cubrir sus necesidades alimenticias en el 2000, tenía un ingreso inferior al necesario para realizar las inversiones mínimas en educación, salud, vivienda y transporte (pobreza de capacidades), es decir, $18.9 y $24.7 pesos diarios, respectivamente; y aproximadamente un 22 por ciento de las personas tenían un ingreso suficiente como para adquirir los mínimos de alimentación, educación y salud, pero carecía de recursos como para poder financiar los requerimientos mínimos de vivienda, vestido y calzado y transporte (pobreza de patrimonio), es decir $28.1 y $41.8 pesos diarios, respectivamente. En total, se consideraba que el 53.7 por ciento de la población del país –incluida en estas tres clasificaciones- se encontraba en situación de pobreza. Es posible un México con menor pobreza y desigualdad - Miguel Székely

Estos datos no son números, estadísticas, son vidas, personas de carne y hueso, seres que aman, comen, lloran, ríen, juegan, rostros que hablan de las miseria, de la desigualdad desde las favelas, las ciudades perdidas, los bohíos, seres humanos que son prescindibles, estas cifras son personas que viven en las casas de cartón.



Alí Rafael Primera Rosell (1942 – 1985)
Alí señaló, en una entrevista: "Nuestro canto no es de protesta, porque no hacemos una canción por malcriadez, no la tomamos para encumbrarnos ni hacernos millonarios, es una canción necesaria". Y agregó: "Cada día nos motiva a hacerla más profunda, pues un hombre armado de una canción y una poesía humana, es un hombre desarmado para la envidia y para ser un hombre malo". "No canto porque existe la miseria, sino porque existe la posibilidad de borrarla, de erradicarla de la faz de la tierra".
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario